Ni el cambio de gobierno paró la violencia que se vive en las cárceles del país. El año pasado, según cifras de la Defensoría del Pueblo, hubo 103 presos asesinados a nivel nacional, pero solo en los siete primeros meses del 2021 esa cifra ya fue superada. El pasado miércoles se dio el hecho sangriento más reciente, pues una disputa entre bandas dejó 22 muertos, 44 heridos, entre ellos policías, 100 reos fugados (64 recapturados) en la Penitenciaría de Guayaquil y la cárcel Regional de Latacunga.

En respuesta, el presidente Guillermo Lasso viajó a Latacunga, donde murieron 14 reos, y firmó el estado de emergencia en el sistema carcelario la tarde de este jueves. Además, cesó en funciones a Edmundo Moncayo, quien hasta el jueves fue director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores y lo rfeemplazó por el coronel Fausto Cobo.

Hasta este jueves 22 de julio se han registrado casi 120 asesinatos dentro de las siete prisiones del país. Se han vivido verdaderas masacres como la que ocurrió el 23 de febrero pasado, cuando 80 reos fueron asesinados en la Penitenciaría, Centro de Privación de Libertad Zonal 8, el CRS Sierra Centro Norte (Cotopaxi) y el CRS de Turi (Cuenca).

Esta vez son 22 privados de la libertad que han muerto en Guayas y Cotopaxi producto de la pelea entre varias facciones que se disputan el liderazgo de Los Choneros.

Publicidad

En la Penitenciaría hubo 8 muertos

La primera alerta se dio a las 16:20 en la Penitenciaría de Guayaquil cuando internos mataron a puñaladas a ocho reos del pabellón 3 que trabajaban en el huerto de la prisión. Los tomaron por sorpresa cuando arreglaban los cultivos y los acuchillaron. Las víctimas no eran parte de ningún enfrentamiento, habrían sido asesinadas como mensaje para una de las bandas involucradas.

Los ochos reos asesinados en la Penitenciaría fueron llevados a la morgue, donde los identificaron y este jueves fueron retirados por las familias. Foto: El Universo

Según las primeras averiguaciones, en la cárcel existe disputa entre Los Choneros y los miembros del grupo denominado Nueva Generación, que comprende a Águilas, Lobos y Tiguerones, quienes antes también eran parte de la organización Los Choneros y tras la muerte de Jorge Luis Zambrano, conocido como J. L., se pelean el liderazgo de la banda e intentan eliminar a quienes aún son parte del grupo que surgió en Manabí y que hasta el año pasado predominaba en las prisiones.

En Guayaquil, el teniente coronel Marcelo Castillo, jefe operativo de la zona 8 de Policía, detalló que el enfrentamiento en la Penitenciaría del Litoral se inició en el pabellón 9, ocupado por Los Choneros, desde donde se disparó con fusiles a los policías y se detonaron algunas granadas.

Mientras esto ocurría, el pabellón 8 estaba con visitas. Había al menos 54 mujeres en el lugar. Ellas fueron retenidas hasta que la Policía logró liberarlas y salieron todas ilesas en medio de los disparos y las explosiones, sin embargo, tres uniformados resultaron heridos.

Según el director de la Penitenciaría, Franklin Huerta, los guías penitenciarios tratan de controlar a las mafias que operan en la cárcel con “valor” y en ciertos momentos ya no pueden hacer más y tienen que retirarse para que la policía con su armamento pueda operar en el reclusorio. Explicó que los guías no cuentan con armas, solo portan chalecos, gas pimienta y esposas.

Publicidad

Ayer, los uniformados de la Policía hicieron un operativo, pero no encontraron ningún armamento.

El director de la Penitenciaría estimó que las armas están permanentemente en el centro carcelario bien encaletadas y que hasta para la Policía se hace difícil neutralizar el ingreso. Por ello, consideró que los operativos deberían ser permanentes y a una escala mayor.

En la cárcel de Cotopaxi

Casi a la par se desató la violencia en la cárcel de Cotopaxi, donde hasta la tarde de este jueves se confirmó que hubo 14 muertos, 41 heridos y una fuga de 100 reos, de los cuales se ha recapturado a 64.

El gobernador de Cotopaxi, Oswaldo Coronel, aseguró que el nivel de violencia generado y la conflictividad que hubo en el centro penitenciario, con el uso de armas de fuego de grueso calibre e incluso explosivos, ocasionaron una gran destrucción del lugar. El Centro de Rehabilitación Social Sierra Centro Norte quedó con graves afectaciones en mallas, vallas y filtros de seguridad en la zona interna y externa luego del amotinamiento.

La autoridad comentó que, además, seis servidores policiales resultaron con lesiones, aunque no son de gravedad. Resaltó que cuatro de ellos fueron los que en primera instancia enfrentaron a las privados de libertad, incluso arriesgando sus vidas.

Una policía habría sido violada en medio del amotinamiento

Una servidora policial sufrió una agresión sexual en uno de los baños del Centro de Rehabilitación Social Sierra Centro Norte de Cotopaxi, ubicado en el cantón Latacunga, durante el amotinamiento

De acuerdo con el documento, la sargento segundo, de 40 años, que labora en el grupo de Contingencia Penitenciaria del CRS de Cotopaxi se encontraba con otros compañeros en el filtro del área de máxima seguridad del reclusorio, cuando un grupo de personas privadas de la libertad (PPL) llegó a esa zona cerca de las 17:30 del último miércoles. Luego de tomarse el espacio, uno de ellos, que aún no se ha identificado, trasladó a la uniformada hacia el baño de esa dependencia, donde se habría ejecutado la violación.

Luego de ser asistida por sus colegas, la uniformada fue conducida al hospital General de Latacunga para verificar la posible violación, quedando bajo observación médica en compañía de un allegado.

Juan Rojas, director médico del hospital Latacunga, informó que el caso de esta paciente ha sido registrado y referido a la Fiscalía. (I)