Bryan Cevallos tenía 22 años y cursaba el noveno semestre de Medicina en la Universidad de Guayaquil. Este joven, oriundo de La Maná (Cotopaxi), se convierte en la más reciente víctima de la delincuencia.

Fue asesinado esta madrugada en el norte de Guayaquil cuando conducía su carro en compañía de su novia y un amigo, ambos también estudiantes de medicina.

Llegaron a la ciudadela Vernaza norte para dejar a su novia en su casa cuando al estacionarse otro vehículo les cerró el paso, aparentemente con la intención de robarles.

Publicidad

Según testigos, Cevallos dio retro para tratar de alejarse y un de los delincuentes realizó un disparo contra el vehículo.

El proyectil impactó a Bryan en el rostro y aunque su novia y su amigo trataron de darle los primeros auxilios e ingresarlo a un clínica ubicada a pocos metros, contaron que no les abrieron la puerta del centro hospitalario por lo que avanzaron a otra clínica.

Minutos después, Cevallos fue declarado sin signos vitales por los médicos y su cuerpo fue llevado a la morgue.

Publicidad

Sus padres llegaron de La Maná a las 07:00 de este viernes y con lágrimas acudieron a la morgue y a denunciar el hecho a la Fiscalía.

“Mi hijo era un niño tan bueno, hubiera sido un gran médico y me hubiera superado, pero me lo mataron”, expresó Marlene Tigselema, la madre del estudiante de medicina asesinado.

Publicidad

Ella es obstetra y cuenta que hace 30 años también vivió en Guayaquil mientras estudiaba su carrera.

“En esa época esta ciudad era diferente. Hoy me voy con el corazón roto”, comentó la mujer mientras esperaba que su esposo realizara los trámites para retirar el cadáver del menor de sus hijos. Ahí la pareja esperaba a la funeraria que los llevaría a La Maná. (I)