En redes sociales, la familia Di Lorenzo posteó un anuncio por la desaparición de Jorge. La publicación fue compartida más de mil veces. Ese mismo lunes pusieron la denuncia en la Policía Judicial sin saber que el cuerpo del hombre, de 34 años, ya había sido hallado en un sector apartado del noroeste de Guayaquil.

El hallazgo del cuerpo de Jorge Di Lorenzo se dio a las 05:00 del lunes. La víctima estaba maniatada y envuelta en sábanas. Tenía varias heridas de bala y marcas de golpes en el cuerpo.

El cadáver fue hallado en la cooperativa Jeaneth Toral, junto a los tanques del conocido “canal de la muerte”, según detalló un agente que participó del hallazgo y que también fue notificado después de la alerta por la desaparición.

Fue llevado a la morgue sin identificación, pero finalmente su familia lo reconoció. Los allegados contaron que Di Lorenzo salió la tarde del domingo, el Día del Padre, de su casa ubicada en Sauces 9; se embarcó en su carro y ya no volvió.

Publicidad

Di Lorenzo trabajaba como técnico para la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y en sus ratos libres laboraba para una plataforma de transporte de personas.

Su familia piensa que estaba realizando alguna carrera y lo mataron para robarle el carro, pues el vehículo aún no aparece.

Los investigadores están buscando pistas. Por ahora, no descartan nada, pero destacan que la víctima no tenía antecedentes y tenía un trabajo fijo.

Además, según la familia, no tenía pareja ni hijos. (I)