Durante el último fin de semana del estado de excepción en varias ciudades se detuvo a libadores y se clausuró locales que permanecían abiertos y en los que se expendían bebidas alcohólicas. En Guayaquil, Quevedo y Chordeleg hubo al menos treinta detenidos que fueron puestos a órdenes de la Fiscalía.

Un total de 17 personas que bebían y comían en un bar ubicado en la avenida Isidro Ayora, en la ciudadela La Alborada, en el norte de Guayaquil, fueron aprehendidas por violar al art. 282: “Incumplimiento de decisiones legítimas de autoridad competente”, pues eran las 22:00 del viernes 14, en pleno toque de queda, y estaban dentro del establecimiento a puerta cerrada.

El jefe del Circuito Alborada llegó al lugar y encontró a hombres y mujeres comiendo, consumiendo bebidas alcohólicas y con música en alto volumen, por lo que se clausuró el establecimiento y se aprehendió a todos los ciudadanos, quienes fueron llevados a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía, ubicada en el Modelo.

El comandante de Policía de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), general Fausto Buenaño, dijo que los 17 hombres y mujeres fueron puestos a órdenes de la autoridad competente y que será un juez quien determine qué pasara con ellos.

Publicidad

En el local clausurado se decomisaron 132 botellas de cerveza.

Pero este no fue el único caso. En Quevedo, provincia de Los Ríos, personal médico de un hospital del Ministerio de Salud también fueron aprehendidos cuando bebían en un bar de esa localidad.

El local fue clausurado y al menos a unos 15 médicos se los llevaron en un bus para hacer labor comunitaria.

Los videos de la detención y de la sanción aplicada por la comisaría se hicieron virales, pues mientras algunos arrancaban el monte con sus manos en los exteriores de una UPC, otros vomitaban por la supuesta ingesta excesiva de alcohol.

El hospital no ha querido referirse al tema. Insisten en que es parte de la vida privada de los funcionarios y que ya recibieron su castigo con la labor comunitaria que realizaron la madrugada de este sábado.

Tres detenidos en Chordeleg tras amenazar a policía

Publicidad

Durante los últimos operativos de control ejecutados en Azuay un ciudadano que se identificó como hijo de un alto funcionario, amenazó la madrugada de este domingo a un policía que lo detuvo cuando libaba con otros dos ciudadanos.

Jhonatan Narváez, comisario de Policía del cantón Chordeleg, participó del operativo y contó que los tres jóvenes empezaron a burlarse de la autoridad desde que llegaron los patrulleros y las motos.

Al encontrarlos libando dentro del Parque Inclusivo les dijeron que por el Estado de Excepción y evitar contagios del COVID-19 no podían estar ahí y debían retirarse. Pero ellos se pusieron más agresivos e iniciaron los insultos.

Uno de ellos, identificado como el hijo de un alto funcionario, los amenazó con términos como “Tú no sabes hijo de quien soy yo y las influencias que tengo (…) mañana me van a dejar libre (...)y te voy a hacer dar de baja”, contó Narvaéz.

Los esposaron y cuando los llevaban ea los patrulleros llegaron familiares clamando que los dejen ir porque “solo salieron a tomar una cola”.

Finalmente se los detuvo y hasta las 13:00 de este domingo estaban a la espera de ser juzgados por desacato que, según el Código Orgánico Integral Penal, tiene una pena de uno a tres años de cárcel.

En la audiencia de flagrancia se calificarán los argumentos y según el Comisario, se podría seguir otra demanda por amenaza a un funcionario público, siempre y cuando el afectado así lo decida. (I)