Kerly Briones, de 21 años, y su bebé de tres meses desaparecieron la tarde del sábado 6 de agosto en el sector de La Ladrillera y este lunes 8, familiares entregaban volantes con los rostros de madre e hija en varios puntos de Guayaquil.

Están desesperados, no han tenido noticias de ellas. El celular de la joven madre está apagado, no recibe los mensajes que le envían.

La Dinased busca a menor desaparecido en el Guasmo oeste

Evelyn Mora, madre de Kerly, contó que ella vive con la menor y su yerno en el sector de Ciudad de Dios, noroeste de Guayaquil.

Contó que ese día la pareja de su hija salió a trabajar y que horas después Kerly había salido con la bebé para dirigirse a La Ladrillera a comprar un regalo, pues tenían una fiesta infantil.

Publicidad

Ellas se subieron a un bus de la línea 160-8, iban a comprar rápido y regresaban para que Kerly se cambiara de ropa.

”Mi hija salió con un short, una camiseta y unas zapatillas de andar en casa”, detalló Mora, quien mencionó que se preocuparon a las 19:00 cuando llegó el esposo y contó que no las había visto y que Kerly tampoco le contestaba el teléfono.

Según la familia, un vecino se subió al mismo bus en el que iban Kerly y su bebé. Él contó que habría visto a la joven madre sentada en la ventana con su bebé en el regazo.

Junto con ella estaba una mujer de contextura gruesa y cabello rubio, aseguró el vecino y agregó que esa mujer tenía el brazo encima del hombro de Kerly.

Publicidad

“El vecino dijo que la saludó, pero que mi hija solo lo miró y no le respondió el saludo. Yo tengo miedo de que la hayan escopolaminado para robarle a la bebé”, expuso Mora.

La madre y abuela de las desaparecidas aseguró que no ha podido dormir desde el sábado. Mencionó que sueña que su hija le cuenta que la bebé tiene fiebre y que necesita medicinas.

Hombre reportado como desaparecido fue hallado sin vida en el sur de Quito

Ella además indicó que le revisó las redes sociales a su hija y que no encontró nada extraño. Sostuvo que se llevaba bien con el padre de su bebé, que él antes de irse a trabajar ese sábado le dio el dinero para que ella saliera a comprar el regalo.

Los padres, hermanos y la pareja de Kerly esperan que la Unidad de Desaparecidos revise las cámaras de seguridad y entreviste a los conductores de la línea de bus para saber si alguien reconoce a madre e hija. (I)