Esmeraldas

La inseguridad en Esmeraldas crea zozobra e impone un ambiente desolador. Aun con la luz del sol, al caer la tarde, afanosos los dueños de negocios cierran sus locales y el movimiento de personas y el flujo vehicular, inclusive, son escasos. Esta es una de las tres provincias (junto con Guayas y Manabí) en las que rige un estado de excepción que este domingo cumplirá el primero de dos meses de vigencia.

Con esta medida, mediante Decreto Ejecutivo 411, también se aplica un toque de queda focalizado (de 23:00 a 05:00) con miras a contrarrestar las muertes violentas intencionales, cuyos índices más altos están en las jurisdicciones mencionadas.

En las tres provincias donde regirá estado de excepción y toque de queda los crímenes subieron 138 % este año

Hasta el miércoles 25 de mayo del año en curso, en el territorio nacional se reportaron 1.625 asesinatos, 808 más que en el mismo lapso del 2021. Y en Esmeraldas se registraron hasta esta fecha 181 homicidios, 134 más que en el mismo rango de tiempo del periodo anterior.

Publicidad

¿Cómo está la provincia con el régimen de excepción?

Entre el 29 de abril y el 25 de mayo de 2021 se registraron 11 asesinatos (en promedio uno cada 56 horas y 43 minutos), mientras que en el mismo periodo del 2022 se han suscitado 36 casos (uno cada 17 horas y 20 minutos).

Comparando con lo que ocurría allí antes de que rija el nuevo estado de excepción (del 1 de enero al 28 de abril de 2022), había una muerte violenta en promedio cada 19 horas y 41 minutos, y desde que se aplica esta medida, el promedio de tiempo ha pasado a ser de 17 horas y 20 minutos.

A los crímenes se suman otros hechos violentos como la colocación de artefactos explosivos, dos estallidos de automóviles robados (cargados con gas y detonantes, para una destrucción de alto impacto).

Operativos antidelincuenciales combinados realizan policías y militares con el estado de excepción, para reducir los delitos en la ciudad de Esmeraldas. Foto: El Universo

Entre los asesinatos más recientes están el del exfiscal Juan Neira Jaime, en los bajos de su oficina en las calles Manuel Cañizares y Bolívar, el jueves pasado. A una cuadra y media de este lugar acribillaron al comerciante Álex Veira Cheme, dentro de su establecimiento, el 7 de este mes. Ese mismo día asesinaron a un hombre por defender a su hija de antisociales, en el barrio Santas Vainas.

Publicidad

El 11 de mayo murió baleado Marco Lema, director administrativo del hospital sur Delfina Torres, y como víctima colateral Patricia Robalino, conductora de una furgoneta que transportaba empleados de esta casa de salud. Dos días después encontraron muerto a Marco Vásquez Quintero, de 44 años, empleado del área de mantenimiento de este sanatorio, en la carretera E15 norte Esmeraldas-Rioverde.

Julio Cortez Quiñones, de 56 años, murió acribillado el 13 de mayo mientras cumplía su trabajo de guardia de seguridad en los predios de la Universidad Técnica Luis Vargas Torres, en Nuevos Horizontes.

Con corte al 21 de mayo, en la provincia de Esmeraldas el cantón del mismo nombre tenía la cifra más alta de muertes violentas (121 asesinatos); San Lorenzo, 21; Quinindé, 11; Rioverde, 4; Atacames, 7; y Eloy Alfaro, 3.

Foto: El Universo

A criterio del comandante de la Policía Subzona 8, Javier Buitrón, la colocación de explosivos y otros ataques son perpetrados por los grupos delincuenciales para causar pánico entre las víctimas, la población en general o advertir a la fuerza pública.

Publicidad

Mientras, en tres barrios de la ribera del río Esmeraldas que está dentro de la parroquia del mismo nombre, con toque de queda, los enfrentamientos a bala son constantes y han dejado heridos, entre ellos menores de edad.

La Policía ha capturado a 46 sospechosos de asesinatos, evasión, robos a mano armada o tráfico de drogas. También un presunto asaltante fue abatido en enfrentamiento con los gendarmes, por la ciudadela La Tolita 1.

Desde hace dos semanas los policías y militares patrullan a pie la zona comercial y financiera de la capital esmeraldeña, en el marco del estado de excepción.

Infantes de Marina patrullan las calles en barrios de la ribera del río Esmeraldas, en el marco del estado de excepción que rige en tres provincias de Ecuador. Foto: El Universo

Pero a criterio de la alcaldesa de Esmeraldas, Lucía Sosa, es preocupante la inseguridad y esta medida del Gobierno no tiene los resultados deseados.

Publicidad

Por ello convocó a una marcha por la paz para este jueves 26, mientras los comerciantes tuvieron igual iniciativa el martes 24, para demandar de las autoridades mayor seguridad.

La situación ha obligado al cierre de locales por las amenazas de extorsión, como sucedió en un establecimiento por el sector de la terminal terrestre de Esmeraldas, donde antisociales dejaron como advertencia un explosivo y al día siguiente dispararon varias veces, denunciaron comerciantes.

Gobierno decreta estado de excepción en Guayas, Manabí y Esmeraldas por la inseguridad; anuncia despliegue de 9.000 uniformados ‘para imponer la paz y el orden’

Sosa planteó que se fortalezca la vigilancia en las zonas marítima y terrestre de la frontera norte. Mientras, el Municipio integró 50 cámaras de videovigilancia al ECU911 y sigue vigente la ordenanza que prohíbe que dos personas del mismo sexo se movilicen en motocicleta al mismo tiempo y esta norma rige las 24 horas del día, ya que el 95 % de delitos se comete con estos vehículos, dijo la funcionaria.

Ciudadanos en redes sociales reclaman intervenciones en las zonas focalizadas como puntos rojos y no solo revisión de motocicletas, automotores y verificación de documentos en diferentes puntos móviles que hacen la Policía y Fuerzas Armadas. Antes del estado de excepción, la Policía tenía identificados siete sectores sensibles, entre ellos barrios de la ribera del río. (I)