La asamblea comunal de Olón difundió un comunicado para desconocer un documento que circuló en redes sociales sobre una supuesta aprobación a la construcción del proyecto ECHO en Olón, de la empresa Vinazin S. A., de propiedad de la primera dama, Lavinia Valbonesi.

En el documento aclaran también que “bajo ningún concepto se permitirá la continuidad de la obra sin la socialización con la máxima autoridad que es la asamblea comunal”. La comuna expresó su total rechazo al documento que circuló en redes y dijo que fue difundido con el “afán de querer dividir a la comunidad” y dañar la imagen de esta.

Se ampararon en el artículo 19 del reglamento interno para realizar una asamblea general este viernes 10 de mayo, en la que resolvieron también lo siguiente:

Publicidad

  • El documento que circula en redes carece de legalidad, por lo tanto de nulidad absoluta por los siguientes motivos: no contiene el encabezado que representa legalidad como institución comunitaria, no contiene el sello de la institución, nada de lo que menciona el documento dice la realidad y el sentir de la comunidad, no cumple con lo que establece el artículo 19 del reglamento interno en virtud de lo cual se resolvió desconocer y revocar al no cumplir con la voluntad del pueblo.
  • Mantener la vigilia y continuar con los procedimientos en cumplimiento al Acuerdo Ministerial 072 del 30 de noviembre de 2001, en donde establece el Ministerio del Ambiente, en su artículo 1, declarar área de bosque y vegetación protectores a 2,25 hectáreas que conforman el área de bosque Esterillo Oloncito.

La situación en Olón se conoció el lunes 6 de mayo cuando un grupo de trabajadores no identificados empezó a cortar el manglar, como parte de las acciones para la construcción del proyecto inmobiliario.

La fundación La Iguana difundió información respecto a que en el área se pretende levantar el proyecto urbanístico ECHO de la empresa Vinazin S. A.

Asimismo, los estudios para la construcción fueron elaborados por la compañía Geosísmica, que tiene entre sus accionistas al actual ministro de Transporte y Obras Públicas, Roberto Luque.

Publicidad

Se señala principalmente a Sade Fritschi, ministra del Ambiente, porque desde una dirección zonal de la cartera de Estado, el 5 de diciembre de 2023, se otorgó el registro ambiental para el proyecto urbanístico de la empresa Vinazin.

También trascendió que la ministra del Interior, Mónica Palencia, y su hija, en calidad de abogadas, recibieron autorización de la compañía Vinazin para que realicen diligencias legales y administrativas para obtener la aprobación y registro de la reforma del objeto social y del estatuto de la empresa.

Publicidad

La polémica en torno al proyecto escaló a que la Fiscalía, de oficio, abriera, el 8 de mayo una investigación previa para analizar los hechos y determinar si existen o no ilegalidades que generen el inicio de un proceso penal como tal.

Asimismo, integrantes del movimiento Unidad Popular presentaron, el 9 de abril, una notitia criminis en la Fiscalía General para que se investigue la posible existencia de un tráfico de influencias y de delitos contra la naturaleza en el proyecto inmobiliario.

Por su parte, Fritschi ha dicho que la zona en cuestión no es un área protegida actualmente y que los tiempos cuestionados en los que fue emitido el permiso son los normales.

«Puedo decirlo que no hay misterio, una licencia se demora mínimo seis meses en ser emitida, y un registro ambiental en dos días. En estos cinco meses, más de 1.700 permisos ambientales, alrededor de 21 licencias ambientales y más de 300 registros ambientales y unos 1.400 certificados ambientales. Se ha dado agilidad. Hemos triplicado la eficiencia en los permisos ambientales», dijo la ministra durante su comparecencia en la Comisión de Biodiversidad, el pasado 9 de mayo, en la Asamblea Nacional.

Publicidad

“Dicho proyecto interseca con el bosque y vegetación protector natural Esterillo Oloncito en un 16 %. De acuerdo a la normativa vigente desde 2017, se permitirá la implementación de actividades productivas, sostenibles y la ejecución de obras públicas o privadas en bosques protectores”, manifestó también a través de un comunicado.

Fritschi añadió que el trámite para el desarrollo del proyecto ECHO se inició en la administración anterior y siguió el proceso correspondiente dentro del sistema SUIA, “en el cual fue categorizado automáticamente de ‘bajo impacto’ que corresponde a la obtención de un registro ambiental”.

También se afirmó que se inspeccionó la zona de implantación y que luego de eso se emitió el informe de viabilidad ambiental, el cual concluyó que “la zona ya había sido intervenida tiempo atrás”. Y precisó que en el espacio donde se edificará “no existe presencia de manglar ni de especies endémicas”.

En tanto, tanto el presidente Daniel Noboa como su esposa han asegurado que todas estas investigaciones son bien recibidas y que son justamente lo que el país necesita.

“Este gobierno no se desgasta en los intentos de los políticos obvios de empezar una campaña antes de tiempo. La decisión de Fiscalía de iniciar un proceso de investigación previa sobre el proyecto inmobiliario del que grupos políticos han tratado de aprovecharse les dará a los ecuatorianos la claridad que se merecen”, escribió el mandatario días atrás y que ahora se encuentra en Europa hasta el 21 de mayo. (I)