El exvicepresidente Jorge Glas Espinel se entregó a la Policía Nacional la tarde de este 20 de mayo. Uniformados llegaron a la casa de su madre, ubicada en una urbanización de la vía a la costa, en la que cumplía su sentencia en libertad una vez que se le concedió, en abril pasado, un recurso de habeas corpus. Le leyeron sus derechos y estaba previsto que lo trasladen a las instalaciones de Aeropolicial.

La tarde de este 20 de mayo, el Tribunal de Apelación de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena anuló el habeas corpus y dispuso que Glas cumpla su pena en la cárcel.

En un video divulgado en las redes sociales, Jorge Glas declaró que regresa a prisión. “(...) El exceso a la infamia se ha impuesto una vez más, la podredumbre de un sistema de justicia que no tiene parangón en la historia del Ecuador. Regreso a la cárcel y volveré a salir”, subrayó.

Envió abrazos a su familia y amigos, a los militantes del movimiento político de la Revolución Ciudadana; y, a aquellos que no son militantes, les dijo que “saben que lo que están haciendo en mi contra es una verdadera infamia que no tiene antecedentes en la historia; han excedido con creses el grado de vileza en contra de una persona, por el solo hecho de que tenga un ideal: el que los ecuatorianos que la pasen mal, la pasen menos mal, que tengamos un buen vivir para todos los ecuatorianos. Regreso a la cárcel, con mucho dolor para mi familia, pero como parte de mi lucha personal y de un proyecto político (...)”, expresó.

Publicidad

Los jueces señalaron que el juez Multicompetente de Manglaralto, Javier Moscoso, no tenía competencia para tratar el caso, y que además causó indefensión al no citar con la acción “a quien debió haber sido legitimado pasivo dentro de la presente causa, esto es, al procurador general del Estado (Íñigo Salvador)”.

De acuerdo con el artículo 89 de la Constitución, el habeas corpus tiene por objeto recuperar la libertad de quien se encuentre privado de ella de manera ilegal, arbitraria e ilegítima, por orden de autoridad o de cualquier persona, así como proteger la vida y la integridad física de las personas privadas de la libertad.

Establece en un inciso que de ser necesario, la audiencia se realizará en el lugar en donde ocurra la privación de la libertad.

En el caso de Glas, él se encontraba detenido en la cárcel de Cotopaxi, pero la audiencia para resolver el recurso constitucional se lo presentó en la Unidad Judicial Multicompetente de Manglaralto, en Santa Elena.

Publicidad

Con fundamento en esa sentencia, el Ministerio del Interior informó este viernes que para ejecutar la resolución del tribunal de Santa Elena, la Policía Nacional mantiene el control físico sobre Jorge Glas, a la vez que el Servicio Nacional de Atención a Adultos y Adolescentes Privados de la Libertad (SNAI) gestionará el procedimiento para su encarcelamiento y traslado a través de Aeropolicial.

De igual forma, la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia de la República indicó que el Gobierno nacional acata las decisiones de la justicia y procederá conforme lo dispuesto en la sentencia.

Jorge Glas, exvicepresidente de la República en la administración de Rafael Correa y en el primer año del periodo de Lenín Moreno, recuperó su libertad el 10 de abril, luego de que el juez Moscoso aceptó el recurso de habeas corpus que interpuso una militante del movimiento político Revolución Ciudadana, Nicole Malave.

La Procuraduría General del Estado, presidida por Íñigo Salvador, y el SNAI apelaron la sentencia de Moscoso, y la audiencia respectiva se efectuó el 18 de mayo último en la Corte Provincial de Santa Elena, por un tribunal compuesto por los jueces Silvana Caicedo Ante, Kléber Franco Aguilar y Juan Carlos Camacho Flores, quienes declararon nulo lo actuado por Moscoso.

Publicidad

En el fallo, se ordenó a la Policía Nacional la localización, captura y traslado de Jorge Glas al centro de rehabilitación social de Cotopaxi; adicionalmente pidió a la Fiscalía General del Estado que investigue a los funcionarios del SNAI que intervinieron en la causa resuelta por Moscoso, así como a los servidores judiciales de la Unidad Judicial Multicompetente de Manglaralto que hayan intervenido en el sorteo de dicha causa.

En tanto, que a Moscoso, el Tribunal declaró la existencia de error inexcusable para que se inicie el sumario administrativo correspondiente.

Al conocer la decisión judicial, el movimiento político de la Revolución Ciudadana, del que es afín Jorge Glas, reprochó la nulidad del proceso y aseguró que esto demuestra una persecución política a sus líderes.

“La decisión de anular el habeas corpus es la prueba tangible de la persecución política que enfrentamos en el país. La Corte Provincial de Santa Elena motivada por la presión política y mediática y justificándose en una queja del procurador del Estado (Íñigo Salvador), puesto por Trujillo (Julio César Trujillo, expresidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Transición) no solo revierte una decisión tomada en estricto derecho, sino que también atenta contra los derechos de un hombre inocente”, refiere una comunicación divulgada en sus redes sociales.

Publicidad

Opinan que la Corte Provincial “jamás debió asumir que el SNAI ha estado en indefensión debido a que su defensa técnica compareció tanto en la audiencia de Manglaralto como en la apelación en Santa Elena. Hoy la maldad venció, pero la injusticia no dura para siempre”, concluye la misiva.

El legislador de la Revolución Ciudadana Ferdinan Álvarez confirmó que Glas ya se había entregado. “Entiendo que ya salió de su casa. Lo están trasladando a Aeropolicial. En todo procedimiento de este tipo se deben hacer chequeos médicos”, indicó.

Arturo Escala, quien es cercano a la defensa de Glas, indicó que sus simpatizantes se sienten decepcionados de la justicia, pues esperaban que él siguiera en libertad. “Ya se entregó. No sé el itinerario del vuelo, pero su traslado está ordenado hasta Latacunga”. (I)