El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) solicitó al Estado ecuatoriano que inscriba el matrimonio del activista político Yaku Pérez Guartambel con Manuela Picq ante el Registro Civil, al haberse determinado un acto de discriminación.

En el 2017, Pérez Guartambel, excandidato presidencial, presentó una denuncia ante el Comité porque el Registro Civil se negó a reconocer su matrimonio que fue oficiado ante autoridades indígenas del pueblo kichwa kañari en el 2013 con Manuela Picp, una periodista de nacionalidad brasileña y francesa.

En el 2015, la pareja fue arrestada durante una protesta en el gobierno de Rafael Correa y se le revocó la visa a Manuela Picq, quien abandonó el país.

Pérez había solicitado la inscripción de su matrimonio en el Registro Civil para solicitar una visa de reunificación familiar y así su pareja pudiera regresar a Ecuador. El pedido se le negó argumentando que su unión no era legal, pues las autoridades indígenas no son competentes para oficiar e inscribir matrimonios; se le solicitó que celebrara nuevamente su unión ante funcionarios del Registro Civil.

Publicidad

Los recursos judiciales de Yaku Pérez en contra de la decisión de las autoridades también fueron rechazados, recoge la ONU.

Distancia enfría relación entre Yaku Pérez y Manuela Picq

De esta forma, el Comité concluyó que el Ecuador violó su obligación de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial al no haber reconocido su matrimonio, lo que “constituye un acto de discriminación que le impide gozar de los mismos derechos civiles que aquellas personas cuyos matrimonios son oficiados por el Registro Civil”, indicó uno de los miembros de esta instancia, Michal Balcerzak.

“El reconocimiento de los efectos legales de los matrimonios oficiados por autoridades tradicionales indígenas, lejos de privar al Estado parte de su jurisdicción sobre el derecho civil, implementa la necesaria cooperación y coordinación que debe ser el núcleo de la relación entre el sistema ordinario y el sistema indígena”, agregó Balcerzak.

Se recordó que la Constitución ecuatoriana define al Estado como intercultural y plurinacional, “lo que debe garantizar a los pueblos indígenas derechos colectivos que les permitan mantener y fortalecer libremente su identidad, tradiciones ancestrales y organización social” y que “los pueblos indígenas tienen derecho a aplicar sus leyes consuetudinarias en virtud de su derecho fundamental a la libre determinación”.

Publicidad

Finalmente, el organismo internacional pidió al Ecuador que inscriba el matrimonio celebrado por autoridades indígenas en el Registro Civil, que lo indemnice y le pida disculpas por la violación de sus derechos.

Se exhortó a evitar hechos similares, para lo cual el Ecuador debe modificar su legislación para reconocer y registrar matrimonios oficiados por autoridades tradicionales indígenas de conformidad con su derecho consuetudinario.

Balcerzak agregó que el haberse negado a reconocer este matrimonio y pedirles que vuelvan a casarse en el Registro Civil es “discriminatorio” y “podría contribuir a poner en peligro prácticas culturales y equivaler a una asimilación forzada”. (I)