El orbitador TIMED de la NASA y el satélite ruso Cosmos 2221 se acercaron tanto este 28 de febrero que la maniobra fue vigilada ante una eventual colisión, extremo que finalmente no se produjo.

Según la NASA, se trata de dos dos naves espaciales en órbita no maniobrables, cuya máxima aproximación tuvo lugar a las 06:34 UTC a una altitud aproximadamente de 600 kilómetros.

Aunque se esperaba que las naves espaciales no chocasen entre sí, “una colisión podría provocar una generación significativa de desechos”, añadió la agencia.

Publicidad

Finalmente, el cruce de las naves se produjo de forma segura. Si bien los dos satélites se acercarán nuevamente, este fue su paso más cercano en las determinaciones de órbita previstas actualmente, ya que se están alejando gradualmente en altitud, detalla Europa Press.

Lanzado en 2001, la misión TIMED estudia la influencia del Sol y de la actividad humana en la mesosfera y la termosfera/ionosfera inferior de la Tierra. La región es una puerta de entrada entre la Tierra y el espacio, donde la energía del Sol se deposita por primera vez en el medio ambiente de la Tierra.

Cosmos 2221 fue un satélite ruso ELINT (Inteligencia Electrónica y de Señales) lanzado desde el cosmódromo de Plesetsk en un cohete Tsiklon-3 en 1992. (I)