Hace casi diez años, Humane Society International, la oenegé detrás del video de “Save Ralph”, el conejo animado que sufre a causa de experimentos, realizó una campaña que mostró los efectos que ese tipo de prácticas tendría en humanos.

<

La campaña “Save Ralph” busca concientizar sobre la crueldad de las pruebas en animales y evitar el uso de productos que parten de estos experimentos. A este respecto, se ha viralizado otra campaña elaborada por la misma oenegé, solo que hace diez años.

El video sigue a una activista animalista llamada Jaqueline Trade, quien por diez horas se sometió a los mismos experimentos que se llevan a cabo en animales para testear productos cosméticos.

En abril de 2012, ella pasó por los experimentos en un local de Londres; los ciudadanos podían ver el proceso a través de las vitrinas del local.

Publicidad

Trade fue atada con una cuerda alrededor de su cuello y empujada hacia un banco. También fue alimentada a la fuerza mientras su boca era mantenida abierta con ganchos de metal sujetos a una correa alrededor de su cabeza. Esto mientras un hombre tiraba su cabello hacia atrás para darle el alimento.

Además, recibió inyecciones, le rasparon la piel y se la cubrieron con distintas lociones experimentales.

Jeffrey Flocken, el presidente de la organización, pidió “aunar esfuerzos para prohibir la práctica a nivel global”. “Actualmente hay numerosos abordajes confiables que no utilizan animales para comprobar la seguridad de los productos, por lo que no hay excusas para que animales como Ralph sufran”, agregó.

Cómo saber si el cosmético que usas es libre de crueldad animal

Puedes revisar que el producto tenga el sello que certifique ser libre de crueldad en los empaques de la marca.

Estas son algunas organizaciones que otorgan el sello de "Cruelty-free".

Actualmente, existen cuatro organizaciones oficiales que lo otorgan:

  • Leaping Bunny
  • Not tested on animals
  • Cruelty free PETA
  • Te protejo

Estos sellos suelen variar un poco en el diseño, pero normalmente incluyen el dibujo de un conejo acompañado por la expresión “cruelty-free”. (I)