Un cirujano de trasplantes quemó sus iniciales a manera de firma en el hígado de dos pacientes inconscientes. A pesar de ya contar con una suspensión de cinco meses, podría ahora aumentar su castigo después de que el Consejo Médico General de Reino Unido se quejara de que su suspensión era insuficiente.

La jueza del Tribunal Superior, Collins Rice, ordenó una nueva audiencia del Tribunal de Médicos sobre el caso de Simon Bramhall después de considerar una apelación del Consejo Médico Superior.

Bramhall tiene 50 años y fue cirujano de trasplantes en University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust. En enero de 2018 admitió que usó una máquina de haz de argón para poner las iniciales en los órganos y aliviar las tensiones en el quirófano luego de operaciones de trasplante difíciles y largas en 2013.

Debido a esto, el Tribunal de la Corona de Birmingham le impuso una multa de 10.000 libras esterlinas (13.883 dólares). A la jueza Collins Rice se le dijo que, en diciembre de 2020, un tribunal de médicos impuso una suspensión de cinco meses al registro médico de Bramhall.

Los abogados que representan al CMG dijeron que la sanción era “insuficiente para mantener la confianza pública” en la profesión.

El juez, que publicó un fallo en línea el martes después de considerar los argumentos en una audiencia en el Tribunal Superior a principios de este mes, permitió la apelación de CMG y dijo que el caso debe ser reconsiderado por un nuevo tribunal.