Rusia ordenó el miércoles el cierre de la oficina en Moscú de la radio-televisión canadiense CBC/Radio-Canada y la anulación de las acreditaciones y visados de sus periodistas, una decisión calificada de “inaceptable” por el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Se trata de la primera vez que Moscú veta un grupo de medios occidental desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania el 24 de febrero. Rusia explicó que se trataba de una respuesta a la prohibición de emitir canales del grupo ruso RT en Canadá, decidida a mediados de marzo.

“Con su decisión de expulsar a los medios de comunicación canadienses de Moscú, Putin intenta impedir que informen de los hechos y esto es inaceptable”, dijo Trudeau en Twitter. “Los periodistas deben poder trabajar con seguridad, sin censura, intimidación o interferencia”, añadió.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova, dijo que “la CBC se había convertido en un megáfono de propaganda” contra Rusia y acusó al gobierno canadiense de haber “adoptado un rumbo abiertamente rusófobo”

Publicidad

También denunció el apoyo de Canadá a Ucrania antes y después de la ofensiva rusa.

El grupo CBC/Radio-Canadase se dijo “profundamente decepcionado” por la decisión del Kremlin y recordó que tenía una corresponsalía en Moscú desde hacía 44 años y era la única empresa de medios canadiense con presencia permanente en el país.

La CBC, que empleaba a nueve personas en Rusia, entre ellas tres periodistas extranjeros, anunció a principios de marzo que suspendía “temporalmente” el trabajo de sus reporteros en Rusia a causa de una nueva ley que prevé penas de cárcel por difundir “información engañosa sobre el ejército”, en plena ofensiva rusa en Ucrania. (I)