Sarah Hedges, una mujer del Reino Unido, se movilizó rápido para saber por qué en un ojo de su hijito notaba como si de un ojo de gato, por la noche, se tratara. Advirtió un extraño brillo cuando hacía la cena.

Preocupada por la presencia del brillo decidió usar el flash de la cámara de su teléfono, apareció de nuevo la mancha brillante. Días después, la respuesta fue dura para asimilar: era un retinoblastoma, un tipo de cáncer.

“Mi hija sostenía a Thomas en sus brazos mientras yo cocinaba y noté que su ojo parecía el de un gato. Me preguntaba si era solo la iluminación. Estaba dando vueltas en mi mente, así que al día siguiente moví a Thomas a diferentes habitaciones cerca de la iluminación y finalmente lo vi de nuevo”, contó para el Childhood Eye Cancer Trust. Eso sucedió en noviembre de 2022.

Publicidad

Las primeras respuestas que obtuvo esta madre vinieron de sus rápidas búsquedas en Google. Luego, fue por la opinión médica. Thomas, su nené, fue referido al Hospital Medway y de allí al Maidstone Eye Hospital después de examinarle inicialmente los ojos.

Finalmente se le diagnosticó retinoblastoma, un tipo raro y agresivo de cáncer de ojo que afecta a bebés y niños pequeños, reseñó La Vanguardia.

Detectar lo más pronto el cáncer infantil permite ganar la batalla

La noticia hizo que el mundo se le derrumbara a Sarah. Ella narró: “A Thomas le pusieron gotas en los ojos y cuando el doctor nos llamó a su habitación para discutir los resultados, yo estaba en el baño. Cuando salí, él me estaba esperando… En ese momento supe que no eran buenas noticias (...)”.

Publicidad

-¿Es cáncer?, preguntó.

- “Lamento que no sean buenas noticias”, escuchó como respuesta.

Publicidad

El pequeño, ese mismo noviembre, comenzó el tratamiento que incluyó seis sesiones de quimioterapia.

A Thomas lo llevaban al Royal London Hospital y, según recogen los medios, “demostró una fortaleza admirable”.

En el camino, el niño de Sarah “superó una sepsis y completó su último ciclo de quimioterapia el 6 de abril de 2023″.

La madre, citada en The Sun, dijo: “Thomas está recuperado”. Ella lo describe como “un niño muy feliz, al que le gusta jugar”.

Publicidad

El 10 de mayo de 2023, el pequeño pudo tocar la campana.

Qué es el retinoblastoma

En el sitio web de Mayo Clinic señalan que el retinoblastoma es un cáncer del ojo que comienza en la retina, el recubrimiento fotosensible de la parte interior del ojo.

Y enfatizan que el retinoblastoma afecta con mayor frecuencia a los niños pequeños. “Puede presentarse en uno o en ambos ojos”.

Síntomas del retinoblastoma

El Childhood Eye Cancer Trust (CHECT) dice, de acuerdo con US News, que los signos de retinoblastoma incluyen un brillo blanco, que puede aparecer solo con ciertas luces o entrecerrar los ojos.

Si notas que una sola pupila aparece blanca en una foto con flash de un niño, podría tratarse de retinoblastoma.

Medical Center

En Mayo Clinic señalan los síntomas:

  • Un color blanco en el círculo central del ojo (pupila) cuando se alumbra el ojo con una luz, por ejemplo, cuando alguien le toma una fotografía con flash al niño.
  • Ojos que parecen mirar hacia direcciones distintas.
  • Poca visión.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Hinchazón de los ojos.

Para el director ejecutivo de CHECT, Richard Ashton, fue clave la detección temprana en casa. Según La Nación, manifestó: “Agradecemos que en el caso de Thomas se reconocieran sus síntomas para poder ofrecer el tratamiento”.

(I)

Te recomendamos estas noticias