“¿Qué pasa? debe ser grave, está la policía científica”. La pregunta se la hizo una mujer que con su perro caminaba la mañana del domingo 29 de octubre por Vémars, Francia. No tardó en enterarse y comentar a Le Parisien, “es espantoso”. El medio reporteaba un triple asesinato y un suicidio.

Lo que sucedió en Vémars es terrible: un policía asesinó a sus tres menores hijas y luego se quitó la vida. El hombre y su pareja estaban divorciándose.

La relación con la madre de sus hijas estaba deteriorada. No era buena, detalló Antena 3, pero nadie imaginó una reacción así, una tragedia de esta magnitud.

Publicidad

El agente policial -de la brigada de transporte- vivía “en un edificio cercano al lugar de los hechos, concretamente en una residencia militar, donde muchos gendarmes están alojados con sus familias”.

La mañana del domingo 29 de octubre, el hombre llegó a la residencia donde estaban sus hijas. Allí se desató la pesadilla que ha dejado en shock a la madre de las víctimas, recogió el medio español.

“Niurka quería mucho a su esposo”: hallan muertos a una pareja venezolana y a su hijo de 7 años en su departamento de Georgia, Estados Unidos

Las hijas tenían 10, 7 y 5 años

Frédéric Didier, alcalde de Vémars, calificó lo ocurrido como “una tragedia indescriptible”. “Es un tsunami emocional para nuestra ciudad. “Estamos completamente devastados”, expresó a Le Parisien.

Publicidad

Las niñas habían nacido en 2013, 2016 y 2018. Didier se solidarizó con la progenitora de las niñas: “Nuestro primer pensamiento está, por supuesto, en la madre cuyo mundo acaba de derrumbarse”.

Madre le quita la vida a sus dos hijos y luego se suicida: debía entregar al niño menor a su padre

En la ciudad no se explican cómo pasaron estos hechos.

Publicidad

Las tres niñas, de 10, 7 y 5 años, según Didier, eran conocidas. “Se educaron en el pueblo y acudieron a los centros de ocio. Aquí todos se conocen. Va a haber un vacío enorme. Hay que entender el drama, la ola de emoción. La madre incluso era miembro de una asociación de padres”, destacó.

De acuerdo con El Caso, que cita a la Fiscalía de Pontoise, el hombre tenía un contexto familiar “complicado”. Estaba divorciándose de la madre de las niñas, reiteraron.

La prensa no precisó si la progenitora estaba en el domicilio cuando ocurrió el parricidio. En El Caso señalaron que “los cadáveres fueron descubiertos por dos compañeros del padre”.

En Vémars, situada a 30 kilómetros al norte de París, hay consternación. Ese medio dicen que viven allí unas 2.300 personas. “No nos esperábamos este tipo de tragedia. Vémars es tranquila”, manifestó dolido Didier.

Publicidad

(I)

Te recomendamos estas noticias