El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, exigió el jueves al Gobierno de Cuba la “inmediata” liberación de todos los opositores detenidos, destacando la situación de José Daniel Ferrer, líder de la organización disidente más activa.

“La Secretaría General de la OEA exige una vez más la inmediata puesta en libertad de todos los presos políticos que se encuentran encarcelados de manera arbitraria”, indicó en un comunicado.

La declaración expresó “la especial preocupación por la integridad” de Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), “cuya salud parece haberse deteriorado de manera acelerada durante las últimas semanas”.

Ferrer, detenido el 11 de julio durante las históricas manifestaciones antigubernamentales en varias ciudades de la isla, está en una pequeña celda, aislado y sin luz natural, dijo la oficina de Almagro.

Publicidad

“Sus reportados problemas de respiración, pérdida de visión y otros más han sido atribuidos a las inhumanas condiciones donde se encuentra detenido por ejercer sus legítimos derechos civiles y políticos”, señaló.

La Secretaría General de la OEA urgió al gobierno de Miguel Díaz-Canel a permitir la visita a Cuba de una misión humanitaria del sistema universal o interamericano de derechos humanos para evaluar el estado de los presos por motivos políticos.

En Cuba, donde toda oposición es ilegal, el Gobierno acusa a los disidentes de estar financiados por Estados Unidos y alega que están detenidos por delitos penales.

El 5 de diciembre, el opositor Consejo para la Transición Democrática de Cuba envió una carta al Comité contra la Tortura de la ONU para que intercediera ante La Habana por una amnistía para los más de 600 presos políticos que hay en la isla. La misiva resaltó las malas condiciones de Ferrer.

Publicidad

La OEA excluyó a Cuba del sistema interamericano en 1962 por su adhesión al bloque comunista soviético y su enfrentamiento con Washington tras la revolución liderada por Fidel Castro en 1959. Esa decisión fue anulada en 2009, pero Cuba no ha pedido su reincorporación. La OEA considera a Cuba un miembro no activo.

El senador estadounidense Rick Scott, exgobernador republicano de Florida, aseguró el miércoles que pidió a Almagro, así como al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y al asesor para las Américas de la Casa Blanca, Juan González, actuar para “salvar las vidas de los activistas por la libertad encarcelados en Cuba”.

“La espantosa realidad es que José Daniel y otras personas inocentes están muriendo”, dijo. (I)