NOTICIAS

Publicidad

A fuerza de perseverancia logró titularse como contador luego de trabajar 18 años como barrendero

Leonardo Bermúdez laboraba como barrendero y pudo graduarse. Obtuvo un 10 como nota de defensa de tesis. Es orgullo en Salta, Argentina.

Leonardo Bermúdez viene de una familia de 9 hermanos. "Soy el primero de mi familia en tener un título", dice el orgulloso contador. Foto: Pexels/ Pavel Danilyuk

Publicidad

Actualizado el 

“Comenzar de nuevo a los 40 no es fácil, pero no voy a bajar los brazos”. Leonardo Bermúdez logró graduarse en la universidad, como lo soñó desde niño. Es contador, una profesión que sacó adelante luego de trabajar durante 18 años como barrendero.

Leonardo y su pareja compartían, además del amor que se profesan desde hace 22 años, la atracción por esa carrera. Ella se graduó en el 2015. Ahora con María conforma un matrimonio de contadores, publicó Infobae. Así lo soñaron siendo muy jóvenes.

Este hombre que orgulloso muestra su título recorrió casi dos décadas las calles de Salta, en Argentina, cumpliendo sus jornadas como barrendero. En este trabajo, antes de desatarse la pandemia, pudo sacar tiempo para dedicarse a sus estudios universitarios.

Publicidad

Leonardo venía de una familia de nueve hermanos, donde la prioridad era trabajar. Foto: LinkedIn

La prioridad era trabajar

Como publicó Última Hora, Leonardo “es un flamante graduado” y “obtuvo un 10 como nota de defensa de tesis”.

Contó que entró a la universidad hace 24 años, pero “el 2001 fue una época muy difícil, y no se justificaba ni estaba bien visto que un chico de 19 años se dedicara al estudio sin generar ingresos, y aunque no quería abandonar (los estudios) porque sentía que era mi objetivo, no tenía otra cosa en mente”, explicó a Infobae.

Además, Leonardo dijo que “venía de una familia de nueve hermanos, donde la prioridad era trabajar”.

Publicidad

Por su hija dio un impulso y se graduó de contador

Ser padre de una niña, Isabella, le dio un vuelco a su vida y el impulso que le faltaba para volver a la universidad. Su título va por ella y por su madre, de 73 años.

Soy el primero de mi familia en tener un título.

Leonardo Bermúdez

Con su ejemplo quiso enseñar a su hija y sabe que será una lección para toda la vida. Para sacar la carrera dijo que “priorizó el tiempo de estudio en vez de cumpleaños y celebraciones”.

Publicidad

A Infobae manifestó: “El nacimiento de mi nena me cambió la cabeza, cuando me vi padre fue distinto, pensaba en su futuro, en cómo iba a crecer, quién representaba yo para ella, cómo me iba a ver, y no quería que me vea abandonar mi sueño”.

Cuando nació Isabella me prometí a mí mismo hacer hasta lo imposible.

Leonardo Bermúdez

Supo organizarse y cumplir con su trabajo como barrendero. Con humildad señaló: “Es un servicio que no se puede dejar de prestar, porque tiene que ver con la salud de la población”.

Mujer que recolectaba basura se gradúa de abogada y celebra su título con el camión en el que trabajó por más de una década

Leonardo compartió a Infobae: “Fue muy importante para mí que ella (su hija) me vea hacer este esfuerzo, y más a mi edad, demostrarle día a día trabajando, metido en los libros, que se puede conseguir. Creo que se le grabó todo eso por la dedicación que hoy veo en ella en su escuela, que es muy responsable con sus tareas”.

De su trabajo como barrendero tiene gratitud. Nada de vergüenza. Sabe que el estigma social está presente. Hay trato despectivo, recordó.

Publicidad

“En la calle hay de todo, pero uno se va quedando con las buenas personas. Elige a los que le hacen bien, aprende a valorar todas las profesiones (…) también tengo unos compañeros muy buenos. Cada uno se esfuerza con sus emprendimientos y sus metas”, manifestó a Infobae.

“Mi vida empieza de aquí en adelante”: abuelo de 86 años recibe su título de ingeniero, luego de que por años fue un vendedor de cebollas y chiles en un mercado de México

No bajaré los brazos, señala Leonardo

Leonardo quiere ejercer su profesión y sueña con la docencia. Este hombre, orgullo de Salta, fue homenajeado por la a Cámara de Diputados de esa provincia argentina.

Adelantó que ha recibido varios “no” en empresas que captan talento con edad que no supere los 30 años. “No bajaré los brazos”, reiteró.

Leonardo, convencido, opinó:”Todos tenemos que hacer el esfuerzo de estudiar, sin importar cuál sea la condición social o económica”. Para motivar a otros compartió “su fórmula”de éxito. Tiene tres pilares: la determinación, la intensidad y la fuerza de voluntad.

(I)

Te recomendamos estas noticias

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad