Cientos de fallecidos, lugares bombardeados, destrucción y familias separadas es solo la punta del iceberg de lo que se vive en Ucrania luego de que Vladimir Putin decidiera llevar a cabo una operación para “desmilitarizar” el país europeo.

Todos los medios del mundo tienen los ojos puestos en el conflicto Rusia-Ucrania, por lo que las grandes cadenas de televisión buscan contar la mayoría de las historias narradas desde los propios protagonistas.

Y es la historia de una joven reportera la que conmovió a millones de personas en el mundo, después que lograra cubrir el conflicto bélico al ser contratada por la empresa de comunicaciones Mediaset.

Publicidad

Sol obtuvo su título solo hace dos años, en febrero del 2020. Su historia refleja el tesón de lograr su meta de graduarse en Ciencias de la Información en España, donde llegó desde su país natal Argentina, menciona el portal Cadena 100.

Mientras estudiaba, no vio problemas en compaginar su carrera con el oficio que por años practicó, el de ser maquilladora profesional, con tal de alcanzar su sueño de ser una reportera.

El duro relato de la reportera Sol Macaluso desde Ucrania

La reportera Sol Macaluso, quien está en Ucrania ofreciendo un “Minuto a Minuto” para la cadena Telecinco y otros medios internacionales se quebró en llanto en plena entrevista al narrar cómo tuvo que hacerse cargo de una niña ucraniana, hija de su guía.

Publicidad

Entre lágrimas, la argentina contó: “Mi guía me ha pedido que me lleve a su hija” durante una entrevista en directo con la periodista Patricia Pardo del programa “Ana Rosa”.

Ellas son María y Yekaterina, las hijas de Vladimir Putin: Se criaron con nombres falsos y no existen fotos oficiales

La joven y su equipo no tienen un plan concreto para abandonar el país atacado. “Tenemos gente que está en la frontera y nos va informando de la situación”, comenta. Macaluso asegura, además, que las familias de sus compañeros deberán esperar prácticamente un día entero hasta poder cruzar la frontera: “Al no tener acreditación de prensa deberán hacer mucha cola, estamos hablando de 20 o 25 horas de cola”.

Publicidad

Sin poder contener las lágrimas, Macaluso contó a los espectadores la dura despedida que vivirá una vez cruce la frontera. “Nuestro guía nos ha pedido muy emotivamente que nos llevemos a su hija, por favor”, dijo muy emotiva frente a la cámara.

Sobre si se hará cargo de la niña, Sol Macaluso respondió rotundamente: “Claro, es mi familia ahora, es mi hermana”. Además, explicó que su guía “tiene que volver a buscar a su mujer, que para poder continuar con nuestro trabajo ella se quedó a 40 kilómetros de Kiev, en una de las casas en la que nosotros pasamos la noche”. (I)