Desde el inicio de la pandemia se ha visto en Miami, Estados Unidos, un boom de compra de inmuebles por parte de latinoamericanos, pero esta vez no solo buscan resguardar su dinero con inversiones en este sector, también lo hacen para establecer su residencia.

La situación político y económica de la región sería la principal razón para que personas y familias de altos ingresos lleguen a la ciudad estadounidense.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Agentes inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés), el 34% de los compradores no locales de propiedades son latinoamericanos.

El mercado inmobiliario es una de las mejores maneras de mover su capital desde sus países de origen.

Publicidad

México, Colombia, Perú y Ecuador son los principales países desde donde llegan los interesados, en ese orden, según dijo a diario El País Sergio Pinto, jefe del equipo de ventas de Waldorf Astoria en Miami, que desarrolla un proyecto en la ciudad costera.

Pinto agrego que están viendo un resurgimiento importante por los temas económicos y políticos, pues hay gente que quiere “distribuir y diversificar sus inversiones” en Miami, incluyendo en bienes raíces.

La pandemia fue un factor que exponenció los antes mencionados, así como los previos y actuales estallidos sociales. Dos temas que han ayudado al surgimiento de figuras polarizantes, radicales o incluso autoritarias. Un escenario que genera incertidumbre y desconfianza en quienes tienen un alto poder adquisitivo.

El fundador y director de Ytech -una empresa inmobiliaria-, Yamal Yidios indicó también al El País que se está viendo a latinoamericanos queriendo invertir en una segunda casa en Miami, desde la cual poder trabajar de forma remota.

El clima, los bajos impuestos y atracciones hicieron que en el 2020 la ciudad recibiera a 950 personas que se mudaban, tanto de otras partes de EE. UU. como desde el extranjero, según la empresa inmobiliaria International Sales Group.

Esta empresa también recuerda que la ciudad ha pasado de ser solo un destino turístico a tener un fuerte distrito financiero y ser un centro de tecnología, emprendimiento e innovación donde “los latinoamericanos de todos los niveles socioeconómicos quieren estar”. (I)