El crimen no cesa en sus operaciones y a cada momento sus perpetradores fabrican estrategias maléficas para estar por encima de la ley.

Un grupo de criminales camuflados tras una escuela de yoga, ofrecían clases y talleres ontológicos, pero, en realidad, reducían a sus miembros a la servidumbre y a la explotación sexual.

Les ofrecían un tratamiento espiritual que culminaría con la reencarnación. Eran “Los Elegidos”.

Publicidad

La secta de prostitución y crimen detras de una escuela de yoga

La secta separaba a las víctimas de sus familias, los drogaban, les exigían donaciones y lavaban ese dinero. Desde los 80 comenzaron a acumular millones de dólares, lo que les permitió operar en Estados Unidos y en Argentina.

Consolidaron una poderosa y misteriosa secta. La organización fue desarticulada gracias a 50 allanamientos realizados en Buenos Aires y en los que se logró la captura de 19 personas.

Conforme pasan los días, aparece un cúmulo de revelaciones que demuestran la impunidad y la perversidad con la que operaron durante tantos años.

Publicidad

El líder de la secta era Juan Percowicz, un hombre de 85 años, que forma parte de la lista de detenidos y que exigía que lo llamaran ‘El Ángel’ o ‘El Maestro’. Desde principios de los años 90 fue acusado de captar a víctimas en la Escuela de Yoga de Buenos Aires.

La causa, sin embargo, no prosperó. Lo mismo ocurrió con denuncias posteriores, tal como publica RT.

Publicidad

Cardenal, con alto cargo en el Vaticano, fue acusado de agresión sexual en demanda colectiva

La justicia desmanteló la secta del horror

Pero la suerte se le terminó el pasado viernes 12 de agosto. Ahora, él y gran parte de sus cómplices esperan en la cárcel los avances de la investigación que encabeza el fiscal Carlos Stornelli.

Los detalles de la causa que ya han sido filtrados a la prensa, abruman. Revelan que la secta operaba con una estructura piramidal en la que el jefe máximo era Percowicz.

Sus subordinados se encargaban de la captación y entrenamiento; el ‘geishado VIP’ que son mujeres que debían sostener relaciones sexuales con políticos, empresarios o funcionarios judiciales que le garantizaban protección a la secta.

También les suministraban drogas para controlar la voluntad de los ‘alumnos’ en una ‘clínica’ que no tenía autorización para funcionar como tal.

Publicidad

Así operaba la secta del horror en Argentina

En la supuesta ‘escuela’ organizaban orgías en las que hacían participar a menores de edad. También los obligaban a tener relaciones sexuales con sus padres o madres. Les decían que era parte de la ‘libertad’ y parte del camino que los llevaría a todos a reencarnar.

Al igual que otras organizaciones coercitivas, la estrategia consistía en atraer a personas en condiciones de vulnerabilidad emocional.

Las alejaban de sus familiares que no estuvieran de acuerdo con las ‘clases’. Hubo casos en los que lograron sumar a familias completas a la organización.

También les pedían donaciones que iban de los 200 a los 10 mil dólares. El día del cumpleaños de ‘El Maestro’, a quien debían venerar, se les exigían aportes especiales. Según el expediente, las ganancias ascendían a medio millón de dólares mensuales.

Un hombre con antecedentes por asesinato y robo que porta grillete electrónico, el nuevo detenido por atentado con explosivos en sector del Cristo del Consuelo

Eso les permitió expandirse a Las Vegas, Chicago y Nueva York, ciudades en las que compraron propiedades para lavar el dinero, al igual que en Buenos Aires.

Además, si uno de los alumnos fallecía, la organización maniobraba legalmente para quedarse con sus bienes.

La secta manejaba cuantiosos bienes, joyas y dólares

La riqueza de la secta quedo demostrada durante los allanamientos. Percowicz, por ejemplo, fue detenido en la lujosa casa en la que vivía en un barrio privado a las afueras de Buenos Aires, y en donde se le secuestraron valiosas alhajas y autos, y miles de dólares y pesos en efectivo.

Uno de los principales denunciantes de la causa es Pablo Salum, quien logró escapar de la ‘escuela’ cuando todavía era un adolescente. Antes de fugarse, logró recolectar fotografías que demuestran las orgías, los abusos, la servidumbre, la explotación.

Sus acusaciones han desatado un escándalo por otra vía, ya que aseguró que el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el fallecido fiscal del juicio a las Juntas Militares, Julio César Strassera y varios miembros más de los respetados organismos de derechos humanos de Argentina, protegieron hace años a Percowicz.

Como prueba, se mostró un documento que todos ellos habrían firmado para defender al líder, al asegurar que era víctima de una campaña antisemita. (I)

Te recomendamos estas noticias