La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó el jueves que sus ciudadanos tienen el derecho fundamental de portar armas de fuego en público, en una decisión histórica que evitará que los estados restrinjan con normativa propia a las personas de hacerlo.

El fallo, que se produce cuando el país lidia con un aumento impactante en los delitos con armas de fuego, especialmente tiroteos en centros de enseñanza, anula una ley del estado de Nueva York que requería un permiso especial para portar un arma de fuego.

“La Segunda y Decimocuarta Enmienda protegen el derecho de un individuo a portar un arma de fuego para defensa propia fuera del hogar”, dijo el juez Clarence Thomas, quien escribió la opinión mayoritaria.

“El requisito de causa justificada de Nueva York viola la Decimocuarta Enmienda al impedir que los ciudadanos respetuosos de la ley con necesidades ordinarias de autodefensa ejerzan su derecho de la Segunda Enmienda de poseer y portar armas en público para la autodefensa”, agregó. (I)