Florida se volcó este jueves a las tareas de rescate y recuperación en las zonas más golpeadas por Idalia, que entró el miércoles como un huracán de categoría 3 por el noroeste de este estado, siguió luego por el sureste de EE.UU. y está ahora sobre el Atlántico convertida en tormenta tropical.

Idalia tocó tierra a primeras horas del miércoles con vientos sostenidos de 125 millas por hora (201 km/h) en Keaton Beach, en el “Big Bend” de Florida, un área predominante rural y que sufrió un “daño significativo”, según afirmó hoy en una rueda de prensa el gobernador estatal, Ron DeSantis.

Acompañado de la administradora de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), Deanne Criswell, el gobernador señaló que por el momento no hay muertos a causa de Idalia, si bien la Patrulla de Carreteras de Florida dijo el jueves que el ciclón fue la causa indirecta de los decesos de dos personas que conducían en medio de “extremas” condiciones climáticas.

Publicidad

DeSantis agregó que hasta anoche los equipos de emergencia estatales habían logrado rescatar a unas 40 personas que estaban atrapados en casas o zonas inundadas, mientras que Criswell manifestó que la prioridad inmediata es asegurar que nadie quede varado en ninguna de las comunidades impactadas.

La administradora de FEMA, que junto a DeSantis recorrerá hoy las áreas más afectadas, dijo que trasladaría al presidente de EE.UU., Joe Biden, la petición del gobernador para que emita una declaración de “desastre mayor” a este estado.

“El hermano menor de El Niño”, el fenómeno poco estudiado que alimenta algunos de los huracanes más destructivos

Según las primeras evaluaciones, todo indica que el daño causado por Idalia es menor del que hace casi un año produjo el poderoso huracán Ian, que también entró por la costa oeste de Florida y fue el responsable de casi 150 muertes y millonarias pérdidas.

Publicidad

“Ian fue diferente, veías botes que volaron varias yardas. En este caso, aunque definitivamente hay destrucción, por ahora mayormente se observan grandes cantidades de escombros y madera, ya que es una zona rural”, explicó DeSantis.

Horseshoe Beach. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH Foto: EFE

Restauración de energía y remoción de escombros

La atención de las autoridades estatales y federales está este jueves en el “Big Bend”, la zona de mayor impacto y donde se concentran las más de 140.000 viviendas e inmuebles que se hallan todavía sin energía, de acuerdo a la web especializada PowerOutage.us.

Publicidad

DeSantis aseveró que ya se ha restablecido el suministro a unos 420.000 clientes que perdieron energía a causa de Idalia y unos 40.000 operarios se hallan sobre el terreno para continuar reparando o reemplazando los postes de tendido eléctrico impactados.

Si bien la poblada Bahía de Tampa evitó lo peor del ciclón continúan apareciendo hoy imágenes de las devastadoras inundaciones causadas por la marejada ciclónica que trajo consigo Idalia, que en Cedar Key, al norte de la ciudad de Tampa, marcó un registro histórico: el mar se elevó hasta casi 8 pies (2,4 metros) por encima de su nivel normal, según datos preliminares.

Televisoras y medios locales de esta pequeña localidad ribereña del Golfo de México hablan de inundaciones históricas y muestran imágenes de calles de su centro convertidas en ríos, así como edificios y viviendas anegadas agua.

Daños por el huracán Idalia. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH Foto: EFE

Un poco más al sur, en el castigado condado de Pasco, hasta unas 6.000 viviendas se han visto dañadas por el ciclón, según informó la cadena CNN, que da cuenta además de hasta 150 personas rescatadas en diferentes barrios.

Publicidad

Idalia perdió fuerza tras su paso por Georgia y Carolina del Sur, esta última declarada hoy zona de desastre por el presidente Biden, y es una tormenta tropical con vientos de 60 millas por hora (95 km/h) que está situada sobre el Atlántico, frente a la Costa de Carolina del Norte.

Emergencia y evacuaciones en 46 estados de Florida a la espera del huracán Idalia

Todavía están vigentes avisos de tormenta tropical y marejada ciclónica de hasta 4 pies (1,2 metros) para partes de la costa de Carolina del Norte, donde hay más de 12.500 casas y edificaciones sin energía y cuyo gobernador, Roy Cooper, declaró esta semana el estado de emergencia.

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, Idalia seguirá alejándose de la costa de Carolina del Norte en el transcurso de hoy, e incluso se convertirá en un ciclón postropical, para luego recobrar la condición de tormenta tropical el fin de semana, cuando esté cerca a Bermuda.

Precisamente, este territorio británico sufrió el miércoles los efectos del fuerte huracán Franklin, un ciclón de larga duración que está produciendo oleaje y resaca en un extenso tramo del litoral atlántico estadounidense. (I)