A través de su cuenta de X (antes Twitter), el mandatario colombiano Gustavo Petro hizo un llamado a los distintos presidentes de países de América Latina para que acudan a la posesión de Bernardo Arévalo este domingo en Guatemala.

Petro anticipó que acudirá al país centroamericano y advirtió de amenazas de un golpe de Estado.

“Nuestra solidaridad es fundamental. A todo el mundo, no abandonar la lucha democrática del pueblo guatemalteco”, escribió.

Publicidad

Arévalo de León será investido este domingo tras ganar las elecciones de 2023 con un discurso anticorrupción y grandes expectativas por parte de la población que lo eligió.

El mandatario electo ha prometido la llegada de una “nueva primavera”, como la que protagonizó el Gobierno de su padre, Juan José Arévalo Bermejo, entre 1946 y 1951, en una de las Administraciones de más desarrollo para el país centroamericano.

Arévalo de León ha señalado en los últimos días que se abre “un nuevo capítulo en la historia” de Guatemala y que a partir de este domingo “comenzaremos la transformación de nuestro gran país”.

Publicidad

Su llegada al poder ha estado marcada por la persecución judicial del Ministerio Público (Fiscalía) de Guatemala, que ha intentado desde julio pasado anular los resultados electorales.

Bernardo Arévalo exige la renuncia de fiscal general y suspende proceso de transición en Guatemala

Sin embargo, Arévalo de León y su partido, el progresista Movimiento Semilla, han logrado mantenerse en pie y todo apunta a que tomarán posesión el domingo, como establece la ley guatemalteca.

Publicidad

Al acto de investidura asistirán al menos 8 jefes de Estado, incluidos el rey de España, Felipe VI, y el presidente chileno, Gabriel Boric.

Las expectativas de la población son grandes sobre Arévalo de León, después de ganar los comicios en el balotaje con más de un millón de votos de diferencia sobre la ex primera dama Sandra Torres Casanova.

El nuevo presidente guatemalteco, académico de 65 años, llega a la jefatura del Gobierno con un discurso anticorrupción.

Precisamente el Movimiento Semilla nació de las manifestaciones contra la corrupción registradas en Guatemala en 2015 y que dieron paso ese año a la detención del expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015) por millonarios escándalos de sobornos.

Publicidad

A ello se suma que Arévalo de León y su equipo presumen de no tener que “pagar favores a nadie” tras llegar al poder con una campaña austera.

El nuevo presidente guatemalteco reemplazará en el cargo al actual mandatario, Alejandro Giammattei, quien deja su puesto tras no poder cumplir con sus promesas electorales y después de cuatro años de persecución judicial a más de 200 exfiscales, exjueces, rivales políticos y periodistas. (I)