Los países miembros del G7 y la Unión Europea expresaron el lunes su “grave preocupación” por el nombramiento como nuevo gobernante de Hong Kong del exjefe de seguridad de ese territorio autónomo chino, que supervisó la represión del movimiento prodemocrático.

Los ministros de Relaciones Exteriores del G7 –Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Japón e Italia– se sumaron a los de la UE para manifestar su “grave preocupación por el proceso de selección” en que un grupo de políticos leales a Pekín designó a John Lee como nuevo dirigente de la excolonia británica.

En un comunicado conjunto, denunciaron la “erosión constante de los derechos políticos y cívicos y de la autonomía de Hong Kong”.

Lee, de 64 años y exjefe de seguridad que supervisó la represión contra el movimiento prodemocracia del territorio, fue nombrado el domingo por un pequeño comité de 1.461 personalidades escogidas por su lealtad al régimen chino en un proceso calificado de antidemocrático por sus detractores. (I)