Costco, uno de los mayores supermercados de Estados Unidos, es conocido como un lugar para conseguir precios de ganga en una variedad de artículos, desde comida hasta equipaje, electrodomésticos y lingotes de oro.

¿Lingotes de oro? Sí, y los clientes se los quitan de las manos, según ha reconocido su directivo Richard Galanti, jefe de finanzas de la cadena.

Se trata de una onza de oro, que lleva impresa una efigie de la que Costco llama “la diosa suiza de la fortuna Veriscan”, pero que no puede comprarse en las tiendas, sino únicamente online, al precio de 1.900 dólares la unidad.

Publicidad

Son onzas fabricadas en Suiza y de 24 kilates, y Costco advierte que este producto no puede ser devuelto, una excepción en el sistema comercial de las grandes cadenas.

Los clientes han mostrado tal interés en la oferta -cada nueva remesa es vendida en unas pocas horas- que la empresa ha tenido que limitar su compra a dos unidades por cliente, explicó Galanti a la cadena CNBC.

Hay otra condición para poder adquirir este inusual producto de supermercado: es obligatorio ser miembro de Costco, una membresía que según su modalidad puede costar entre 60 y 120 dólares anuales.

Publicidad

La misma onza de oro Veriscan o parecidas pueden adquirirse online en otras páginas especializadas en metales preciosos, aunque a simple vista la oferta de Costco es la más atractiva. (I)