Más de un millón de hectáreas se han quemado en el estado de Texas, donde un incendio forestal arde sin poder ser controlado por los bomberos. Las llamas han arrasado con edificios, negocios y viviendas, y una adulta mayor perdió la vida al incendiarse su casa.

El incendio de Smokehouse Creek, como se lo ha llamado por el lugar en el que se originó, se convirtió este jueves en el mayor incendio forestal de la historia de Texas. Cada minuto que pasa, el fuego amenaza con destruir más hogares, campos, ganado y vidas, pero los bomberos aún no vislumbran un final.

Adam Turner, portavoz del Servicio Forestal de Texas A&M, describió al incendio como un “enorme muro de fuego”. La entidad aseguró que hasta el momento solo se ha podido contener un 3 % del incendio, que es constantemente alimentado por el viento, el pasto seco y la temperatura cálida del estado.

Publicidad

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el martes a 60 condados en estado de emergencia por la rápida propagación de las llamas. Pidió a los texanos que aún no han evacuado mantener el estado de alerta, pues las condiciones meteorológicas pueden aumentar la intensidad del incendio.

Imágenes impactantes deja voraz incendio en España

Imágenes del incendio forestal de Smokehouse Creek de Texas

Bomberos captan una imagen del incendio Smokehouse Creek en Texas. Foto: Greenville Professional Firefighters Association / AFP
Bomberos en el sitio del incendio en Texas. Foto: Flower Mound Fire Department / AFP
El incendio Smokehouse Creek es el mayor en la historia de Texas. Foto: EFE/EPA/GREENVILE, TX FIRE-RESCUE
Los bomberos aún no pueden contener totalmente el incendio en Texas. Foto: EFE/EPA/FLOWER MOUND TEXAS FIRE DEPARTMENT

Algunas localidades están aún sin energía eléctrica, debido a que el cableado fue consumido por las llamas, o no cuentan con agua, y sus residentes permanecen en refugios.

Pese a que hubo evacuaciones preventivas en varias localidades, en la ciudad de Stinnett, cercana al mayor siniestro, fue hallado el cuerpo de una mujer de 83 años, según informó el miércoles a la cadena ABC.

Publicidad

Las autoridades pidieron a los habitantes informar si desconocen del paradero de algún vecino que resida en las zonas siniestradas, para poder buscarlo. (I)