Un ciudadano ecuatoriano de 37 años fue asesinado la tarde del domingo en Barcelona, España, en un hecho que es investigado por la policía local.

Según lo descrito por distintos medios españoles, el hombre, identificado como Ángel Gabriel Rodríguez Molina, fue apuñalado en L’Hospitalet de Llobregat, municipio a pocos kilómetros del centro de la ciudad al haberse resistido al robo de su patineta eléctrica.

La información de los Mossos detalla que el hecho se habría dado cerca de las 13:15 en el barrio Pubilla Casas y están en búsqueda del agresor. Pese a la intervención de los servicios de salud, el hombre falleció.

Publicidad

De acuerdo con Diario El País, Rodríguez había abandona Ecuador en el 2002, cuando tenía 17 años, y laboró como carnicero en España. Tuvo tres hijos con su pareja, quien dialogó con el medio de comunicación.

Los familiares detallaron que el ecuatoriano se había resistido al robo y fue apuñalado en su pecho, el atacante huyó en la misma patineta y pese a que trató de seguirlo se desvaneció metros adelante. Su esposa explicó que Rodríguez había acudido a un supermercado en la calle Antiga Travessera, uno de sus lugares favoritos, mientras ella iba con su cuñada al mercado de Zona Franca. “Fue a este supermercado, compró una cerveza y se la bebió sentado afuera”, dijo la esposa al El País.

Un amigo del ecuatoriano llamó quince minutos después del hecho a decir que le había pasado algo y esa llamada la respondió la hija, quien acudió al lugar y vio un teléfono celular cerca del cuerpo que estaba en la acera.

“Por lo que nos dicen, estaba mirando su teléfono mientras bebía y tenía el scooter junto al casco con él”, precisó su hermana Gabriela, quien cuestionó que una persona puede volver a matar si ya lo hizo por una moto de 300 euros.

Publicidad

Los vecinos de la zona habían dado la voz de alerta del robo que se estaba dando, sin embargo, nadie se responsabiliza de esto.

Este no era la primera patineta que le robaban a Rodríguez. Precisaron que miembros de la comunidad ecuatoriana le ofrecieron sus condolencias y su hermana habría acudido al consulado ecuatoriano ya que no saben cómo enterrarlo ni trasladar a sus padres. (I)