Este miércoles Venezuela amaneció con la noticia de que disidentes de la exguerrilla de las FARC atacaron con explosivos un edificio del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) en La Victoria, en el estado fronterizo de Apure.

Así lo explica el diario venezolano El Nacional (citando al portal colombiano El Círculo, que da noticias del departamento de Arauca, que limita con Apure), que añade que la construcción quedó completamente destruida, al igual que un puesto de la Guardia Nacional que estaba al lado. Además el sector en que se encuentra se quedó sin energía eléctrica, según contaron periodistas de la zona.

Esto se da luego de enfrentamientos entre estas disidencias y la fuerza armada.

Más de 3.000 personas se han trasladado al municipio colombiano de Arauquita debido a los enfrentamientos, según el director de Human Rights Watch para la región de las Américas, José Vivanco.


“Repudiamos las acciones terroristas de las FARC-EP en La Victoria, Apure, contra un punto de control militar venezolano, este grupo criminal pretende usar a la población para su custodia y permanecía en nuestro territorio en el afán de sus operaciones de narcotráfico”, dijo a El Nacional Javier Tarazona, director de la ONG Fundaredes. Él pide a la ONU y a la OEA que intervengan.

Iván SImonovis, comisionado especial de Seguridad e Inteligencia del gobierno interino de Juan Guaidó -que tiene más poder afuera que dentro de Venezuela, donde Nicolás Maduro sigue gobernando- condenó el ataque.

(I)