Los demócratas y los republicanos alcanzaron este viernes un acuerdo para la creación de una comisión independiente que investigue el asalto al Capitolio de Estados Unidos del pasado 6 de enero por parte de una turba de seguidores del expresidente del país Donald Trump (2017-2021).

"Es imperativo que busquemos la verdad de lo ocurrido el 6 de enero con una comisión independiente, bipartidista, al estilo de la del 11-S para examinar e informar sobre los hechos, causas y seguridad sobre el ataque terrorista de una multitud", dijo la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi.

El acuerdo fue alcanzado por legisladores de ambos partidos del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

Asalto al Capitolio: Los 65 días que desembocaron en el caos en Washington

El congresista demócrata Bennie G. Thompson y el republicano John Katko se encargarán de presentar una iniciativa legislativa para crear la comisión, que tendrá diez miembros, cinco elegidos por los progresistas y otros cinco por los conservadores.

Publicidad

Los integrantes de ese órgano no podrán ser empleados gubernamentales y deberán tener "una amplia experiencia en ámbitos como la aplicación de la ley, los derechos civiles, las libertades civiles, la privacidad, la inteligencia y la ciberseguridad", indicó la nota.

Asimismo, la comisión tendrá poder para obligar a posibles testigos a declarar, aunque para hacerlo tendrá que haber un acuerdo previo entre su presidente y su vicepresidente o la mayoría de votos de sus integrantes.

Su misión será redactar un informe con sus hallazgos y recomendaciones para finales de este año.

La creación de esta comisión debe ser aprobada por el Congreso, donde lo tiene más fácil en la Cámara Baja, pero será más complicado en el Senado por la ajustada mayoría que tienen los demócratas y porque el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, se ha opuesto a su creación.

¿El asalto al Capitolio fue un intento de golpe de Estado?

Los conservadores han defendido que ese órgano no solo debería centrarse en los sucesos del pasado 6 de enero, sino también en las actividades del movimiento anarquista ANTIFA y de Black Lives Matter (las vidas negras importan) durante el verano de 2020, cuando se desarrollaron protestas frente a la brutalidad policial contra los afroamericanos.

Los demócratas lo rechazan porque esos grupos no irrumpieron de manera violenta en el Capitolio y consideran que el asalto merece una investigación específica.

Cinco personas murieron, entre ellas un policía, durante la irrupción de cientos de partidarios de Trump en la sede del Congreso de Estados Unidos cuando se celebraba una sesión conjunta de las dos cámaras para ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en los comicios presidenciales de noviembre pasado. (I)