Vladimir Putin teme por su vida. El presidente de Rusia está rodeado de un equipo de élite de francotiradores debido a cinco intentos de magnicidio, el más reciente al inicio del conflicto Rusia-Ucrania, según The Sun.

El jefe de inteligencia de defensa de Ucrania, Kyrylo Budanov dijo que hubo un “intento fallido” contra la vida de Putin. Budanov le dijo a al periódico ucraniano, Pravda, que “Putin fue atacado. Esta es información no pública. Intento absolutamente fallido, pero realmente tuvo lugar (...) Fue hace unos dos meses”.

¿Qué pasaría si Vladimir Putin muere de forma repentina? Una experta en política interna rusa habla de las acciones a seguir

Cómo Vladimir Putin sobrevivió a cinco intentos de magnicidio

El mandatario está tan temeroso y paranoico por sufrir otro atentado que se rodea por nada menos que de un equipo élite de francotiradores que lo acompañan en todo momento. Estos están encargados de localizar a otros tiradores y “eliminarlos” antes de que tengan alguna oportunidad de atentar contra Putin.

Además de esta medida, el presidente ruso toma otra serie de previsiones. Se dice que desde su búnker aislado, contrató a un ejército de personas expertas en protección para cuidarlo de algún ataque, por ejemplo, no dejan que nadie se le acerque a menos que él lo permita.

Publicidad

El equipo que lo protege, incluso, debe probar su comida antes de ingerirla él y así comprobar que no está envenenada o con alguna sustancia, al igual que el agua que utiliza para bañarse o beber.

Existen rumores que aseguran que el líder ordenó guantes especiales para proteger sus manos de una posible exposición a sustancias químicas.

Putin, de 69 años, tendría ya harto a todo su séquito, quienes podrían ver las medidas del presidente como “extremas” y “paranoicas”, según el medio británico.

Por otra parte, un equipo médico lo acompaña a todas partes, mientras los rumores sobre su estado de salud aumentan.

Publicidad

Atentados contra Vladimir Putin

Visita a Azerbaiyán

Durante una visita de estado de Putin a Azerbaiyán en 2002, un hombre iraquí fue arrestado después de aparentemente conspirar para matar al presidente ruso. Según los informes, el intento iba a tener lugar en enero de 2002 por un iraquí con vínculos con las fuerzas rebeldes de Afganistán y Chechenia.

Estaba dispuesto a entregar explosivos a un coconspirador. Las fuerzas de seguridad se enteraron del complot y arrestaron al hombre y al cómplice, condenándolos a 10 años de prisión.

Bomba bajo una autopista

Ese mismo año, en noviembre, surgieron detalles de otro atentado a la vida de Putin. Se suponía que el mandatario ruso estaba conduciendo por una autopista cerca del Kremlin, donde había un grupo de personas instalando nuevos letreros.

Una hora después, un medio de comunicación informó que se habían descubierto 40 kilos de explosivos listos para detonar a lo largo de la carretera. Los dispositivos desaparecieron misteriosamente y el auto de Putin fue desviado.

Publicidad

El Kremlin desmiente hasta el día de hoy que esto haya ocurrido.

Dos policías británicos evitan atentado a Putin

La policía antiterrorista británica frustró un complot para matar a Putin en octubre de 2003. Una fuente le dijo a The Sunday Times que dos aspirantes a asesinos habían sido arrestados, pero que habían sido liberados sin cargos y habían regresado a Rusia.

Se afirmó que los hombres, uno de ellos supuestamente un exsicario del servicio secreto ruso, estaban tramando un complot para que un francotirador le disparara a Putin durante un viaje al extranjero.

El informe afirmaba que el exagente ruso conocía a un oficial superior del Servicio Federal de Seguridad (FSB), el servicio de seguridad estatal de Rusia y sucesor de la KGB soviética, que proporcionaría información sobre los movimientos de Putin en el extranjero, lo que permitiría a los asesinos preparar un golpe.

Publicidad

Rebelde checheno

Adam Osmayev, un checheno que tenía vínculos con el Reino Unido, apareció en la televisión rusa después de que se frustró un supuesto complot para asesinar a Putin en 2012.

El llamado “terrorista” fue capturado por fuerzas especiales en el puerto ucraniano de Odessa, en el Mar Negro. Posteriormente apareció en la televisión estatal, semidesnudo y con aparentes heridas, haciendo una supuesta confesión.

Osmayev dijo en su comparecencia: “Nuestro objetivo era ir a Moscú y tratar de matar a Putin (...) Nuestra fecha límite era después de las elecciones presidenciales rusas”.

Hoy en día, Adam es líder del grupo de voluntarios chechenos del “Batallón Dzhojar Dudáyev” y participa en la defensa en Kiev. (I)

Te recomendamos estas noticias