La misteriosa desaparición de la niña Madeleine McCann copa, desde mayo de 2007, el interés de millones de personas en el mundo.

La pequeña estaba en Portugal con su familia. Hasta allá viajó para vacacionar la pareja conformada por Gerry y Kate McCann junto a sus hijos.

Lejos de días de esparcimiento, en tierras lusas comenzó la pesadilla que los marca desde hace más de 15 años.

Publicidad

Qué pasó con Madeleine McCann

Maddie, como llamaban en el seno familiar a la menor, desapareció el 3 de mayo de 2007 del apartamento que su familia había alquilado en Praia da Luz, en el Algarve luso, recuerda El Periódico.

Allí la dejaron sus padres. La infante dormía junto a sus hermanos, dos gemelos de dos años.

Fotografía de archivo del 2 de mayo de 2012 que muestra a Kate McCann (i) y su marido, Gerry McCann, sujetando un cartel con una fotografía de su hija desparecida en 2007, Madeleine McCann. EFE/Facundo Arrizabalaga Foto: FACUNDO ARRIZABALAGA FACUNDO ARRIZABALAGA

Sus padres fueron a cenar con unos siete amigos en un restaurante del mismo complejo turístico de Praia da Luz.

Publicidad

La extraña desaparición fue notificada a las autoridades, quienes incluyeron, de entrada, a los mismos progenitores como sospechosos. Para septiembre de 2007, El Correo publicó que “la Policía portuguesa ofreció a Kate, según sus familiares, un trato: confesar dónde ocultó el cadáver de su hija a cambio de una condena de dos años”.

La investigación portuguesa transcurrió en paralelo a la iniciada en 2012 por Scotland Yard, con el apoyo expreso del entonces primer ministro británico, David Cameron, quien se comprometió a ayudar a los padres.

Publicidad

Tiempo después, los detectives que investigaban la desaparición de la niña Madeleine McCann en 2007 en Portugal contaron que llegaron a recibir al menos 5.000 llamadas y mensajes con posibles pistas sobre el caso, según el inspector jefe Andy Redwood.

A mediados de 2008, un informante dijo a la policía de Londres que la menor fue raptada tras la orden de una red internacional de pedofilia.

La fuente no identificada expresó que un observador tomó fotografías de la niña mientras estaba de vacaciones con su familia en Portugal y las envió al grupo en Bélgica.

Esa red, publicaba El Universo en agosto de 2008, “ordenó luego su secuestro del complejo de Praia da Luz en el Algarve tres días después, el 3 de mayo del 2007, de acuerdo al informante”.

Hasta el Vaticano rezó por la niña

Los esposos McCann viajaron a varios países para ser escuchados y que les ayudaran con la pérdida de su niña.

Publicidad

En septiembre de 2007 fueron al Vaticano. En la plaza de San Pedro, el entonces papa Benedicto XVI se detuvo durante un par de minutos con ellos, “a quienes estrechó las manos y con quienes intercambió algunas palabras, y después bendijo una foto de la pequeña”.

Luego del encuentro con el pontífice, Gerry McCann dijo que estaban “desesperados” y que tras el secuestro habían caído en un “precipicio”. Añadió que acudir al Vaticano les había ayudado a “recuperar la fe”, reseñó La Vanguardia.

Investigaciones

Para 2009 la investigación en torno del caso había desembocado en más de 2.000 diligencias policiales, 500 búsquedas en la zona y 12.000 páginas de proceso que sin embargo no habían conseguido por el momento arrojar luz sobre lo que fue de Madeleine, contaba EFE.

En marzo de 2022 se anunció que la Operación Grange, emprendida por Scotland Yard y puesta en marcha cuatro años después de la desaparición de Madeleine McCann, llegaría a su fin a finales de ese mismo.

La información la ofreció El Mundo, de España. “Grange” concluiría al finalizar los fondos destinados para la operación. “Actualmente no hay planes para llevar más lejos la investigación”, dijo una fuente de la investigación al diario The Sun, reproducía el medio español.

¿Quién es Julia Wandelt? Una joven polaca pide prueba de ADN “por su parecido” con Madeleine McCann y padres de la niña aceptan la idea

Un sospechoso alemán

El caso Madeleine McCann volvió a captar la atención en abril de 2022 cuando imputaron en Alemania, a pedido de la Fiscalía de Portugal, al alemán Christian Brueckner.

A Christian Brueckner lo sentenciaron por un caso de violación. Enfatizaban también que acumulaba antecedentes por delitos de pornografía infantil, abuso de menores y tráfico de drogas, publicó El Periódico.

Ese hombre se convirtió en el principal sospechoso de la desaparición y secuestro de Madeleine en Algarve, Portugal.

A cambio, dijo ese medio, para la Fiscalía alemana, Brueckner es el principal culpable de la desaparición y también del asesinato de Madeleine McCann.

Un conocido de Brueckner, Christian Post, citado en medios británicos y en El Periódico, declaró: “Estoy 100% seguro de que él se llevó a Madeleine, creo que la encontró de casualidad y que se la llevó por el impulso del momento (...) Si él vio a una niña durmiendo sola en una habitación, seguramente se la llevó”.

Creo que una vez que te conviertes en pedófilo, hay un interruptor en tu cerebro que ya no se puede apagar.

Ese hombre, también alemán, recordando el pasado delictivo del imputado señaló que en su casa llegó a ver de 60 a 100 pasaportes.

“Me dijo que los conseguía en sus rondas nocturnas en Praia da Luz, trepando por balcones y ventanas. Esto demuestra la cantidad de robos que debía haber hecho”, señaló.

Post, conocedor de detalles importantes que bien pudo evaluar la Policía si este los hubiera aportado, finalizó sus declaraciones sobre Brueckner a la prensa europea con una escalofriante expresión: “Decía que entraba en las habitaciones y se llevaba lo que quería. En aquel momento supuse que se refería a dinero en efectivo, joyas, pasaportes... pero ahora ¿quién sabe? (…)”. (I)

Te recomendamos estas noticias