Colombia informó el martes que la captura en México de uno de los exlíderes y exnegociadores de las FARC se dio por pedido de Paraguay, desmintiendo la versión de la exguerrilla que denunció una violación del gobierno al acuerdo de paz de 2016.

“La detención del señor Rodrigo Granda se produjo por circular roja de Paraguay por secuestro, asociación criminal y homicidio doloso”, escribió en Twitter el ministro de Defensa, Diego Molano.

Dirigentes del partido Comunes, el movimiento político que surgió del acuerdo de paz de 2016, habían denunciado más temprano que Granda fue arrestado en Ciudad de México a pedido del gobierno de Iván Duque.

Según el senador Carlos Lozada, el mandatario colombiano “pidió a Interpol activar circular roja mientras (Granda) iba volando hacia México, en clara violación del Acuerdo de Paz”.

“Interpol Colombia no está facultada ni tiene acceso para modificar, aclarar o cancelar la información publicada por otros países”, replicó Molano.

Rodrigo Londoño, presidente de Comunes, relató que Granda y él viajaron con autorización del tribunal especial de paz que los juzga en Colombia para asistir una convención de partidos de izquierda en la capital mexicana.

A su llegada, el exguerrillero fue retenido por las autoridades, que confirmaron a la AFP el procedimiento.

Granda fue uno de los negociadores de paz en La Habana. Su captura se produce a poco más de un mes del quinto aniversario del acuerdo que firmaron entonces los guerrilleros con el expresidente Juan Manuel Santos. (I)