La muerte de Ariadna Fernanda López Díaz, una joven cuyo cuerpo sin vida fue abandonado al costado de una carretera la semana pasada, ha desatado una inusitada confrontación entre las autoridades en México.

El presunto feminicidio de la joven de 27 años ha llevado a la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, a acusar al fiscal general del vecino estado de Morelos, Uriel Carmona, de intentar encubrir el crimen para ayudar a un amigo, quien es el principal sospechoso del caso.

La fuerte acusación, de la que Sheinbaum dijo tener certeza, enfrenta a dos altas autoridades entorno a un tema delicado para el país como los asesinatos de mujeres por violencia de género, un flagelo que aqueja profundamente a la sociedad mexicana.

Publicidad

“El fiscal general de Justicia del estado de Morelos está encubriendo y tratando de tapar un feminicidio”, afirmó la alcaldesa de la capital mexicana este lunes en una rueda de prensa.

Carmona rechazó un mal actuar y aseguró que las investigaciones continuarían “hasta dar con la verdad absoluta”.

Y es que hace unos días, el fiscal había anunciado que, según la investigación forense, Ariadna López había fallecido por una “intoxicación alcohólica y broncoaspiración” y que no había indicios de feminicidio.

Publicidad

Pero los golpes que presentaba el cuerpo de la joven levantaron sospechas de que la causa de su muerte había sido otra.

Sheinbaum dijo que presentaría una denuncia ante la Fiscalía General de la República. GOBIERNO DE CDMX Foto: BBC Mundo

Los gobiernos de Ciudad de México y Morelos son parte del proyecto político del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que la acusación ha generado sorpresa.

Publicidad

Sin embargo, el fiscal general de Morelos es designado de manera independiente por el Congreso estatal y no por el Ejecutivo de ese estado.

¿Qué se sabe sobre la muerte de la joven?

Ariadna López había sido vista el pasado domingo 30 de octubre en un restaurante del barrio La Condesa, en el centro de Ciudad de México.

Según las investigaciones, ella y otras dos personas -ahora identificados como Rautel N y Vanessa N- se dirigieron a un departamento cercano donde vive Rautel N.

Desde ahí la joven desapareció.

Publicidad

Ariadna López fue vista en el restaurante FIsher's el 30 de octubre, según consta en el video de seguridad del establecimiento. GOBIERNO DE CDMX Foto: BBC Mundo

Dos días después, un par de ciclistas que realizaban un recorrido en una carretera entre Ciudad de México y Morelos alertaron a las autoridades del hallazgo de un cuerpo sin vida que más tarde se confirmó que era el de Ariadna López.

La investigación correspondió a la Fiscalía de Morelos. Fue entonces cuando Uriel Carmona presentó un informe a la prensa en el que aseguraba que la joven no tenía signos de violencia en su cuerpo y que su muerte fue producto de una “grave intoxicación alcohólica”.

El cadáver fue entregado a sus familiares, quienes notaron que López presentaba marcas en el cuello y cuerpo que posiblemente eran indicios de que sufrió golpes.

Entonces intervino la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México a petición de sus parientes.

Una segunda autopsia

Rautel N y Vanessa N fueron detenidos y ahora son los sospechosos del caso, pues las autoridades tienen como principal línea de investigación que Ariadna López murió en el departamento del hombre.

La fiscal de Ciudad de México informó este lunes que, luego de un segundo análisis forense, su equipo determinó que la joven murió por un “trauma múltiple mortal”.

“Son lesiones por golpes que llevaron a que ella perdiera la vida”, afirmó Godoy, lo cual parece contradecir el análisis forense realizado por su contraparte en Morelos que no encontró indicios de golpes.

La alcaldesa Claudia Sheinbaum fue más allá y presentó imágenes de cámaras de seguridad.

Rautel N fue identificado en un video de seguridad del edificio donde vive cargando el cuerpo de Ariadna López. GOBIERNO DE CDMX Foto: BBC Mundo

En un video, Ariadna López es identificada como una de las personas presentes en el restaurante de La Condesa. En otro, aparece en el edificio de departamentos donde vive Rautel N.

En imágenes fechadas el 31 de octubre, se ve al sospechoso cargando a la joven que, según Sheinbaum, es llevada “ya sin vida”.

El fiscal general de Morelos dijo en el 4 de noviembre: “Hasta este momento lo que nosotros tenemos corroborado jurídicamente y científicamente es que la causa de muerte de Ariadna N es por una grave intoxicación alcohólica y una consecuente broncoaspiración”.

“No encontramos en ella huellas de violencia… Técnicamente, forensemente, hasta este punto la necropsia no es coincidente con un feminicidio”, expuso Carmona.

“Encubrimiento”

Una presunta amistad de Rautel N y el fiscal general de Morelos es lo que la alcaldesa Sheinbaum ha denunciado como parte de un intento de encubrimiento del posible feminicidio de Ariadna López.

Rautel N se declaró inocente, mientras que se esperan detalles sobre su supuesta compañera sentimental.

A decir de la alcaldesa de Ciudad de México, el sospechoso se llevó el cuerpo de la joven y lo abandonó cerca de una autopista, donde lo hallaron los ciclistas.

“Es evidente que la fiscalía general de Justicia del Estado de Morelos quiso ocultar el feminicidio de Ariadna, presuntamente por sus nexos con el probable feminicida”, afirmó Sheinbaum.

El caso de Ariadna López motivó a un grupo de mujeres a protestar en Ciudad de México. REUTERS Foto: BBC Mundo

Al ser cuestionada sobre qué pruebas hay contra el fiscal de Morelos, la alcaldesa dijo que “eso tiene que determinarlo” la Fiscalía de Ciudad de México, pero que sabía que “hay una presunta relación”.

“El caso de Ariadna es un feminicidio porque hay pruebas, siempre hay que asumir la inocencia de las personas. Pero era obligación de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Morelos haber hecho la investigación. Si no hubiera entrado la Fiscalía General de Justicia en la Ciudad de México, este feminicidio hubiera quedado impune”, consideró Sheinbaum.

La noche de este lunes, el fiscal Carmona dijo que la investigación del caso aún seguía abierta.

“Nunca dijimos que no había feminicidio, dijimos que no se tenían las pruebas para acreditarlo, pero iban a seguir las investigaciones hasta dar con la verdad absoluta”, dijo al diario El Sol de Cuernavaca.

“Tenemos gente honesta, capaz, íntegra dentro del área de servicios periciales, con médicos forenses que diariamente acuden a los juzgados para referir sobre casos de homicidios dolosos y de violencia de género”, aseguró. (I)