Al menos 49 personas murieron en un bombardeo ruso que alcanzó una tienda de alimentación en un pueblo de la región de Járkov, en el este de Ucrania, anunciaron este jueves las autoridades ucranianas.

El presidente Volodimir Zelenski comunicó en un primer momento un balance de 48 muertos en ese pueblo situado cerca de la ciudad de Kupiansk, próximo de la línea de frente que separa las fuerzas ucranianas de las rusas, y denunció un “ataque terrorista completamente deliberado”.

Poco después, el gobernador regional, Oleg Synegubov, dio cuenta de 49 decesos y seis personas heridas.

Publicidad

El ataque tuvo lugar hacia las 13h15 (11h15 GMT) y alcanzó una tienda de comestibles y una cafetería del pueblo de Groza, a unos 30 km al oeste de Kupiansk, precisó Synegubov en Telegram.

Antes de la guerra, en Groza vivían unas 500 personas.

Entre los muertos figura un niño de seis años, agregó el gobernador.

Publicidad

Zelenski publicó una foto de varias personas tendidas en el suelo que no presentaban signos de vida.

“Había habitantes en la tienda y en el café [cercano], reunidos por una ceremonia en recuerdo de un aldeano fallecido”, habitante del poblado de Groza, indicó el ministro Igor Klymenko.

Publicidad

En las imágenes publicadas por Synegubov, se ve un montón de escombros y varios rescatistas.