Publicidad

Así es cómo Microsoft perdió su primera batalla contra Steve Jobs

Durante los años 90, Microsoft no contaba con un potencial rival en el mercado.

Esta red de hackers, a la que enfrenta Microsoft, utiliza más de un millón de computadoras zombi para saquear cuentas bancarias y propagar 'ransomware' (secuestro de datos).

A principios de los años 90, Microsoft Windows parecía no tener competencia, pero dentro de poco tiempo aparecieron las amenazas. Una de ellas era Borland y su entorno de programación Turbo C++. Otra era la denominada NeXT, empresa creada por Steve Jobs en 1985 y con las que se sentaron las bases para Apple.

Steven Sinofsky, un reconocido empleado de Microsoft, acabaríap publicando una newsletter autobiográfica titulada ‘Hardcore Software’ en la que se narra momentos cruciales de la compañía.

A inicio de los años 90, Microsoft, dominaba el mercado de los ordenadores personales, se dio cuenta de cómo BASIC ya no atraía a los desarrolladores, que comenzaban a interesarse por los lenguajes de programación orientados a objetos y por lenguajes mucho más potentes como C++.

Borland y su Turbo C++ era mucho más rápido e integraba editor, compilador y depurador.

Publicidad

En Microsoft se estaba atrasando en cuestión de innovación. De hecho, confesaba Sinofsky, seguían usando Xenix (un UNIX comercial) y OS/2 para desarrollar software para MS-DOS y Windows, y envidiaban a plataformas como Apple.

Sin embargo, Apple no era fuerte en el mercado.Steve Jobs había sido despedido, pero había fundado NeXT, una compañía que no era conocida por el público, pero que era seguida por Bill Gates y el resto de la industria.

Microsoft tenía que hacer algo”, destacaba Sinofsky. “Algo con Borland y NeXT”. El directivo dejaba claro así cómo aunque Microsoft había logrado dominar el mercado, su posición de privilegio estaba amenazada en cuanto al software.

Jobs y Macintosh

“Macintosh fue una revolución que lograba hacer la computación más sencilla para el usuario final. Pero el desarrollador software pagó el precio... Es muy complicado desarrollar software para el Macintosh. Si observas el tiempo que lleva desarrollar una aplicación con GUI, la interfaz de usuario se lleva el 90% del tiempo”, comentó Jobs en la presentación de la primera Macintosh.

Con NeXT, Jobs quiso solucionar el problema, y en su sistema operativo NeXTSTEP integró herramientas de desarrollo con el lenguaje de programación Objective-C.

NeXTSTEP terminó siendo la base de Mac OS X incluso una década después, y Objective-C seguiría siendo lenguaje de referencia para los programadores para el desarrollo de iOS. Microsoft, mientras tanto, seguía atascada en el pasado.

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

Unos 64.000 votos de la Amazonía recién se podrían conocer el lunes

CNE alerta que recintos electorales de difícil acceso y del exterior tardarán resultados oficiales y lo comunicará a candidaturas

Publicidad