Un reinado de 70 años hace pensar que Isabel II alcanzó una fortuna incalculable, sin embargo, esto no es tan así. El último jueves, el mundo se estremeció por el fallecimiento de Elizabeth Alexandra Mary de 96 años, marcando el fin de una época para el mundo.

Durante 10 días se vivirá el luto en el Reino Unido, donde se desarrollarán distintos actos hasta que el cuerpo sea trasladado a la Capilla Conmemorativa del rey Jorge VI para su sepultura.

¿Kate Middleton será la princesa de Gales? Cuáles son los otros títulos que hereda la esposa del príncipe William

Tras la muerte de Isabel, su hijo Carlos es el nuevo rey y eligió el nombre de Carlos III. Nacida en 1926, ascendió al trono en 1952 tras la muerte de su padre Jorge VI.

Publicidad

Castillo de Balmoral. Foto: Balmoral Castle & Estate

La fortuna personal de la soberana no sobrepasa de los 465 millones de dólares, según realizó una estimación el Sunday Times. Si bien hay propiedades que pertenecen a la Familia Real y que se heredan, el contabilizarlas eleva sustancialmente la fortuna.

Conocida como The Firm, esta asciende a más 28.000 millones de dólares en activos. De acuerdo a una publicación de Forbes, aquí está incluido Crown Estate, el Palacio de Buckingham, el Ducado de Cornualles, el Ducado de Lancaster, entre otros.

Isabel heredó de su padre Sandringham House y el Castillo de Balmoral, ambas propiedades pasarán a control del rey Carlos III tras la muerte de la soberana.

Publicidad

El video del momento en el que la BBC anuncia la muerte de la reina Isabel II

Dentro de la fortuna personal esta se fue forjando por el pago anual de la Subvención Soberana (en el último año ascendió a 85,9 millones de libras), la Privy Purse y la herencia que recibió.

Justamente la dotación anual que recibe del gobierno es la encargada de cubrir los gastos oficiales de la familia real, también se emplea para reparaciones y equivale al 15% de ganancias que se obtienen del Crown Estate.

Publicidad

El Privy Estate está integrado por 315 residencias, locales comerciales en pleno centro de Londres y miles de hectáreas de tierras agrícolas. Esto equivale a unas 500 millones de libras.

Además la reina poseía objetos de colección que eran de título personal. Con respecto a las joyas, estas también pasarán a su hijo. (I)