Este lunes se informó que 14 personas, entre ellas dos niños, fueron asesinadas a tiros dentro de dos bares en un remoto valle cocalero de Perú donde operan remanentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, según las Fuerzas Armadas.

Esta matanza ocurrió el domingo por la noche y fue atribuida a Sendero por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, algo que puede elevar la tensión en la polarizada campaña al balotaje presidencial del 6 de junio entre el candidato izquierdista Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori.

Los 14 lugareños fueron asesinados en la aldea de San Miguel del Ene, en el distrito de Vizcatán del Ene (de 5.000 habitantes), que forma parte del valle cocalero conformado por los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, conocido por su acrónimo de VRAEM y donde operan remanentes de Sendero, según el gobierno.

“En el lugar se hallaron panfletos que conminaban a la población a no participar en el proceso electoral 2021”, dijo el Comando Conjunto en un comunicado, atribuyendo el ataque a una columna senderista dirigida por Víctor Quispe Palomino (“Camarada José”).

Publicidad

El alcalde de Vizcatán del Ene, Alejandro Atao, y el juez de paz, Leonidas Casas, contaron a la policía que tras ser alertados de los hechos por unos vecinos en la madrugada del lunes, acudieron a los bares situados a orillas de un riachuelo, donde encontraron los 14 cadáveres, incluido el de una mujer.

Casas relató que “caminando por la zona de caja [de uno de los bares] se observó una humareda verificando que provenía de cuatro cadáveres, entre ellos dos niños calcinados totalmente irreconocibles”, según un parte policial.

Casi todos los líderes de Sendero están presos, pero sus remanentes liderados por el camarada José operan aún en el VRAEM, el mayor valle de cultivos de hoja de coca de Perú, que está bajo vigilancia militar desde 2006.

Perú es, junto con Colombia y Bolivia, uno de los mayores productores mundiales de hoja de coca, materia prima para la cocaína, según la ONU.

Los partidarios de Keiko intentar ligar a Castillo con el brazo político de Sendero, algo que niega el candidato izquierdista.

Castillo condenó el “cobarde ataque” de los remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Publicidad

“Mi solidaridad con las familias de las 18 víctimas en el cobarde ataque ocurrido en Pichari, VRAEM. Condeno enérgicamente este atentado terrorista e insto a la justicia a que aplique todo el peso de la ley. No vamos a tolerar ningún acto de violencia”, enfatizó Castillo en un mensaje publicado en la red social de Twitter.

Añadió que un eventual Gobierno suyo impulsará “un mayor presupuesto en la investigación policial para determinar las verdaderas causas de estos atentados”.

El partido Perú Libre, que lidera Castillo, señaló, a su turno, que “condena todo acto terrorista, como el ocurrido en el VRAEM” y enfatizó que “los crímenes ad portas de las elecciones en esta zona lamentablemente se están convirtiendo en una tradición con claros objetivos políticos a favor de la derecha”.

Los encarcelados líderes históricos de Sendero, como su fundador Abimael Guzmán -condenado a perpetuidad desde 1992-, aseguran que esta facción no opera bajo su mando y rechazan lazos con el narcotráfico.

La guerrilla maoísta operó de 1980 a 2000 en forma paralela al guevarista MRTA.

Según el diario peruano El Comercio, el actual presidente de Perú, Francisco Sagasti, condenó la masacre y ordenó el despliegue de la Policía y las Fuerzas Armadas a la zona en que se dio el hecho, “para que esta acción terrorista no quede impune”. (I)