Son cientos de viajeros que deben formar fila para presentar su carné de vacunación contra el COVID-19 en primera instancia. En esa oficina se debe presentar el certificado y recibir un papel con un sello que servirá para presentar en Migración.

Luego deben caminar hacia otra columna en donde deben presentar su cédula o pasaporte y registrar la salida de Ecuador ante un oficial de policía ecuatoriano.

El trámite continúa en un counter donde un oficial peruano registra el ingreso a ese país y comprueba que se haya presentado en un inicio el certificado de vacunación. A ello se suma el trámite que se debe hacer cuando se ingresa un vehículo, pues hay que formar otra fila para registrar la matrícula del vehículo y la licencia de conducir del propietario o conductor del vehículo. Posteriormente se debe comprar un seguro contra accidentes por un valor de $ 10.

Ecuador anuncia reapertura de frontera con Perú y la eliminación del semáforo epidemiológico contra el COVID-19

Los vehículos son revisados en su totalidad y se impide el ingreso de frutas o productos no cocinados.

Publicidad

Todo este trámite demora entre dos y cuatro horas, especialmente los fines de semana y feriados en la frontera con Perú.

“Yo viajé desde Loja, hice los papeles y me regreso a dormir en Machala, para en la mañana pasar a Zorritos (Perú), me han dicho que hay mucha demora en el día y debe ser porque (en las oficinas) hay atención de poco personal”, dijo Juan Ignacio.

Otros viajeros prefieren ingresar por el llamado “puente antiguo”, límite entre Huaquillas (Ecuador) y Aguas Verdes (Perú), donde toman un taxi (que les cobra entre 20 y 30 dólares) que los pueda llevar hasta Tumbes o sus poblaciones y balnearios aledaños.

Tumbes, Perú.- En el CEBAF las filas de gente son notables. Foto: El Universo

Los controles de la Policía peruana son notables en varios tramos de la vía panamericana norte, pero en su mayoría chequean la documentación de los vehículos.

Publicidad

La económica y gran oferta de hospedaje en las playas del norte peruano convocan a cientos de ecuatorianos para pasar su vacaciones.

Las casas de habitación en las playas de este sector de Zorritos cuestan entre 30 y 60 dólares por noche por persona, teniendo acceso a alojamientos con todas las comodidades que incluyen aire acondicionado, piscina, salida al mar o playa propia, garaje y hasta servicio de limpieza y cocina. (I)