Alrededor de las 15:00 de este viernes empezó a llover en Quito con intensidad y fuertes rayos, especialmente en la zona norte y en el valle de Tumbaco. En algunos barrios la potencia del servicio eléctrico se puso inestable, según reportaron moradores.

Hasta las 15:50, el Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 recibió ocho llamadas por acumulación de agua en los sectores de Guayllabamba, González Suárez, Tola Grande, Cumbayá y Tumbaco.

“Los rayos caen con bastante frecuencia y retumban fuerte. La intensidad de la luz eléctrica empezó a bajar, parecía que los focos de la casa se iban a apagar”, contó Karen Esparza, quien vive en el barrio La Floresta.

El fenómeno climático en la capital se debe a la variada intensidad en el Callejón Interandino, que está acompañada de tormentas eléctricas dispersas, informó el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).

La institución pronostica que las lluvias continuarán durante las próximas horas en el norte y sur de la región Sierra. El Inamhi explica que esta situación es típica de la época lluviosa en las regiones Sierra y Amazonía. “Se recomienda que se tomen las precauciones necesarias frente a eventos adyacentes a las lluvias, como probables incrementos de caudales de ríos y deslizamientos de tierra”, advierte el Inamhi.

Debido a la fuerte tormenta eléctrica, varios habitantes del sector de Monjas se quedaron sin servicio eléctrico. Verónica Cevallos, habitante del lugar, narró que las luces de su casa parpadearon unos segundos hasta que se apagaron por completo cuando ella trabajaba, por lo que también perdió la conexión a internet.

La Empresa Eléctrica Quito (EEQ) dio a conocer que a causa de las descargas atmosféricas se presentaron desconexiones en las líneas de transmisión de 46 kV, afectando el suministro de energía en los sectores aledaños a las subestaciones Olímpico, Nueva Cumbayá, Tumbaco, Nuevo Aeropuerto. El servicio se pudo normalizar.

Además, por las lluvias hubo congestión vehicular en diferentes puntos de la ciudad. En la avenida Simón Bolívar, en sentido norte-sur, se registró una larga fila de vehículos estancados por el tráfico. A la altura de las avenidas La Conquistadores y Ninahualpa, por la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) del sector de Guápulo, se registró la caída de un cerramiento, lo que a su vez causó el deslizamiento de tierra y rocas.

En el reporte preliminar del ECU-911 no se reportan víctimas. Al lugar asisten el Cuerpo de Bomberos de Quito, la Agencia Metropolitana de Tránsito y la Empresa Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop). (I)