Menor demanda por valoración médica de cuadros respiratorios, similar número de ingresos hospitalarios y positividad aún al alza es lo que se observa en el hospital del IESS Quito Sur, destinado para atender con prioridad COVID-19, mientras que en el hospital Pablo Arturo Suárez, del Ministerio de Salud Pública, su ocupación sigue alta.

Según Estuardo Salgado, subdirector de medicina crítica del hospital IESS Quito Sur, el 85 % (153) de las 180 camas destinadas para hospitalización están ocupadas, el 100 % de las 18 camas para unidad de cuidados intensivos (UCI) y de las 5 camas de pediatría, hay 4 internados.

Sostuvo que no hay listas de espera para UCI, aunque se ha visto un ligero aumento de ingresos infantiles.

Publicidad

El 17 de enero se produjo el pico de atención en valoración médica cuando hubo unos 2.500 pacientes, de los cuales 1.200 para hacerse la prueba PCR, y 800 solicitaban atención médica en las carpas que han sido instaladas en los exteriores de esa casa de salud y de ellos unos 25 eran ingresados a hospitalización.

Con datos al 3 de febrero hubo 326 pacientes, de los cuales 106 requirieron atención por cuadros respiratorios y fueron hospitalizados 22.

“Si bien las personas ya no acuden masivamente por atención (médica), pero sí están ingresando a hospitalización un número sostenido en estas últimas semanas”, dijo. Lo atribuyó a que ha sido una constante en otras curvas epidemiológicas.

Publicidad

El funcionario señaló que la positividad de pruebas está por encima del 60 %, que es aún alta.

Positividad en pruebas para detectar COVID-19 disminuye a menos del 50 %; Gobierno autoriza eventos masivos con aforo reducido

La positividad de las pruebas diagnósticas para detectar COVID-19 ha bajado del 50 % en Ecuador, según anunció el Ministerio de Salud Pública (MSP), el miércoles pasado.

Publicidad

Para Salgado, la pandemia podría estar controlada cuando la positividad se ubique por debajo del 10 %.

No hemos tenido el desborde de tiempos atrás. No hemos colapsado y vamos viendo discretamente que va bajando el número de casos en realidad y de internaciones también en un porcentaje menor. Nosotros esperamos que en estas dos próximas semanas vaya disminuyendo el número de casos progresivamente”, agregó.

En el hospital del IESS Quito Sur se mantendrá el mismo número de camas disponibles para COVID hasta ver que la tendencia a la baja se consolide y han retomado en el 30 % la atención en consulta externa.

Desde población flotante y extranjera, hasta aspectos culturales influirían para que algunos cantones estén en semáforo rojo por COVID-19

Mientras que en el hospital Pablo Arturo Suárez, que se ubica en el norte de Quito, donde también se atiende con prioridad coronavirus, todavía hay un alto porcentaje de ocupación.

Publicidad

Jorge Peñaherrera, gerente del hospital, indicó que continúan con una ocupación que oscila entre el 80 % y el 100 %. Este viernes, por ejemplo, en la unidad de cuidados intensivos (UCI) hay 28 pacientes de 35 camas habilitadas, en hospitalización hay 64 camas y 53 pacientes.

La demanda de triaje respiratorio ha bajado, pues mientras en la primera y segunda semana de enero iban entre 120 a 140 personas, hace quince días eran de entre 60 a 80 y en la última semana de 30 a 40.

Peñaherrera atribuyó este descenso a la vacunación, a cuidados ciudadanos, a la presencia de lluvias, a que no ha habido nuevos feriados.

“Ómicron es de más rápido contagio, las consecuencias del fin de año ya están disminuyendo (...) esperábamos que era entre cuatro a seis semanas que ya termine, que sea el máximo y está pasando eso”, agregó.

Sin embargo, la positividad de las pruebas para detectar COVID-19 continúa siendo alta. Es de 60 % a 70 %.

Ante el feriado de carnaval que se avecina mantendrán el mismo número de camas abiertas y así seguirán hasta cuatro a seis semanas después de esa celebración.

En el caso de atención a otras especialidades se mantiene, aunque con cierta limitación de aforo.