Ibarra

La intervención de la carretera Ibarra-San Lorenzo, a la altura de El Guadual, es una de las demandas urgentes de las autoridades de las provincias de Imbabura, Esmeraldas y Carchi.

Los deslaves no cesan en este sector producto de las lluvias, situación que obliga a cerrar la vía constantemente ante la caída frecuente de piedras, tierra y lodo que borran el trazado de la carretera en el km 114, en la E 10, afectando a 40.000 habitantes de cinco parroquias que sienten los estragos de esta falla.

Publicidad

Un solo carril está funcional hasta que este nudo crítico cuente con los estudios y trabajos que habilitarían definitivamente esta calzada que une a la Sierra norte con la Costa y el Pacífico.

Los técnicos señalan que las condiciones del clima y la inestabilidad del talud no permiten estabilizar la calzada, ni normalizar el tránsito de automotores. Los grandes volúmenes de material pétreo que bajan desde la montaña tienen sobresaltada y carcomida la mesa de la calzada estatal.

Los trabajos que realizan los motoristas con pesadas máquinas del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), la Junta Parroquial La Corolina y la Municipalidad de Ibarra aún no concluyen.

Publicidad

La tierra sigue descendiendo hacia el precipicio, taponando el único carril habitado. Técnicos del MTOP explican que resulta difícil construir una variante por la irregular topografía del lugar.

Varios heridos por deslizamiento en la vía Alóag-Santo Domingo; dos buses y un camión fueron arrastrados

La estrechez del espacio que colinda con un área rocosa impulsa a utilizar explosivos para ensanchar esta arteria, que por ahora posibilita únicamente el paso de carros pequeños y buses, pero en el día.

Publicidad

Maquinaria del MOTP y de la Junta Parroquial de La Carolina realizan los trabajos de apertura emergente cuando se producen los deslizamientos de tierra que bloquean la vía. Foto: El Universo

Trasbordos y riesgos

Los conductores de las unidades de transporte de pasajeros que operan en este sector han optado por realizar trasbordos cuando existen suspensiones para mitigar el peligro que corren los usuarios.

Los viajeros o vecinos del sector que buscan trasladarse a San Lorenzo, Carchi o Imbabura cuando existen los obstáculos deben sortearlos corriendo y mirando hacia la parte alta de la cordillera, divisando que no caigan rocas o tierra.

Las personas que están a los lados, en cambio, les advierten con gritos sobre probables fatalidades, registrándose desde el pasado 21 de diciembre de 2021, fecha en la que se produjo el deslave de mayores proporciones, la muerte de una persona que no logró superar los montículos de tierra y dos siniestros de tránsito.

Publicidad

Ante las fallas en los sectores de San Pedro y Peña Negra, buses y camiones circulan por el trayecto que une a Guallupe-San Juan de Lachas-Chinambí y Rocafuerte, que toma una hora adicional de viaje sobre una carretera de segundo orden.

En Ibarra subirá el pasaje de buses urbanos a $ 0,35; concejales dicen que desconocían de la autorización

Marcelo Cabrera, ministro de Transporte y Obras Públicas, mantuvo una reunión de trabajo con representantes de las prefecturas de las tres provincias, en la que informó sobre la intervención de este tramo.

El secretario de Estado insistió que han analizado varias alternativas para dar solución a este problema, basadas en estudios de geofísica de la superficie. Para Cabrera, es urgente impulsar la declaratoria de emergencia para facilitar la fluidez de recursos económicos y realizar los trabajos inmediatamente.

La construcción de un puente metálico sobre 80 metros de longitud, con barreras dinámicas para contener el material del talud, en el sitio del deslizamiento, que comprende el kilómetro 114, en la comunidad El Guadual, es la opción que más toma fuerza. .

Hasta lograr una solución terminante los vías: San Gerónimo-Buenos Aires-Cahuasquí-Ibarra, y Guallupe-Gualchán-Chical- Tulcán están habilitadas como emergentes y seguras para sacar la producción de la zona.

Pablo Jurado, prefecto de Imbabura, sostiene que es importante solucionar urgentemente este serio inconveniente que impide la movilidad; mientras que Armando Cadena, presidente de la Junta Parroquial de Jijón y Caamaño (Carchi), indica que la autoridad nacional está cumpliendo con los compromisos adquiridos el pasado 18 de enero cuando llegó al lugar.

Rubén Rosero, de la página informativa San Lorenzo On Line, informó que la vía estuvo cerrada la madrugada de este domingo, pero con picos y palas los habitantes de La Carolina volvieron a habilitar un carril para el paso de carros pequeños y buses.

Entre Lita y El Guadual regularmente se están presentando cinco cortes de vía por el aflojamiento de los taludes, indicó el comunicador, encontrándose está calzada al momento parcialmente habilitada. (I)