Cuenca

La presencia de lluvias en Azuay, Tungurahua y otras provincias de la Amazonía ha generado desbordamientos de ríos y deslizamientos. Tres personas han fallecido por aluviones en Chimborazo, Cañar y Azuay, y otras dos desaparecieron en el río en Azuay.

La génesis de este temporal se asocia a los efectos por el denominado fenómeno La Niña, según especialistas.

Las intensas lluvias que soporta Cuenca y que de a poco han disminuido fueron parcialmente anticipadas, explicó Cristóbal Albuja, administrador de monitoreo e investigación de la Subgerencia de Gestión Ambiental de Etapa, quien refirió que en marzo pasado tuvieron un reporte de que para esta época existía un 60 % de probabilidad de tener en esta zona del país los efectos de La Niña.

Publicidad

Declaran emergencia en Tungurahua debido a la fuerte temporada invernal que ha provocado daños


Eso básicamente genera lluvias, sumado por una acumulación de evaporación de la Amazonía, con fuertes vientos hasta la estribación de la cordillera oriental, según Albuja.

Por esto se notó una crecida en los caudales en los cuatro ríos de la ciudad y hasta se generó una alerta en uno de ellos, en el Yanuncay, que el pasado 3 de junio llegó a tener un nivel de 107 metros cúbicos por segundo cuando el promedio anual es de 25.

Esta situación ha ido descendiendo y este miércoles los caudales han disminuido hasta el punto de bajar las alertas y que todos estén dentro de los límites normales. En cuanto a las precipitaciones para las próximas horas, Albuja explicó que se mantendrán, pero su intensidad es inesperada.

Publicidad

Como efecto de las lluvias, en Azuay y Cañar se han generado varios inconvenientes, principalmente dos aluviones que enterraron a una adulta mayor y a un niño, en los cantones Paute y Azogues, respectivamente.

Un carril de la vía Baños-Puyo se habilita; continúa limpieza ante la tregua que dan las lluvias en la zona

Asimismo, la tarde de ayer se conoció de la caída de dos personas al río y sus cuerpos no han sido rescatados por los bomberos de Cuenca, que este día reactivaron las tareas de rescate.

También como efecto de estos aluviones las plantas de potabilización de agua en los cantones Paute, Gualaceo y Sígsig se afectaron, por lo que se interrumpió este servicio.

Debido a las complicaciones, las autoridades de Tungurahua declararon este miércoles la emergencia para atender los daños causados por el invierno.

Publicidad

La Niña

Para entender qué es La Niña, es preciso explicar el fenómeno más general en el que se engloba: el llamado evento ENOS o El Niño-Oscilación del Sur.

El Niño es un patrón climático que causa un debilitamiento de los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico.

Esos vientos, cuando son normales, arrastran las aguas superficiales desde las costas hacia el océano y esto provoca que las aguas frías de las profundidades surjan allí, según la BBC.

Publicidad

Esa agua fría es lo normal en la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica.

Cuando esos vientos alisios se debilitan cesa ese proceso, el agua caliente se acumula y se produce un aumento de la superficie del mar en la costa de Perú y Ecuador, principalmente.

Ahora bien, cuando los alisios son muy fuertes y se refuerza la subida de esa agua fría en la zona ecuatorial y la temperatura del mar está por debajo de lo normal, comienza a manifestarse el fenómeno de La Niña, que viene a ser un patrón climático opuesto a las condiciones de El Niño.

Generalmente, entre las dos fases ocurre un periodo llamado “zona neutra”, en la que ninguno de los dos eventos están notablemente activos y las temperaturas están sobre el promedio. (I)