El 24 de mayo de 1922 se celebraba el primer centenario de la batalla del Pichincha. Y como parte de las actividades festivas de esa época se fundó un barrio que tenía construcciones actuales (para la época), estas viviendas eran chalés o casas de fin de semana de las familias de la élite quiteña, quienes salían del centro histórico a distraerse en este sector.

Como el motivo era la gesta heroica, el barrio, en homenaje al mariscal Antonio José de Sucre, se llamó Ciudadela Mariscal Sucre. Ahora, cuando se cumple el bicentenario de la batalla del Pichincha, La Mariscal cumplirá sus primeros 100 años (centenario) de creación.

Cien años después, los quiteños, con la costumbre de bautizar los lugares y objetos a su manera, le llaman La Mariscal. Tan fuerte fue la adopción del nombre que incluso el Municipio capitalino reconoce a este barrio como la Zona Especial Turística La Mariscal.

Esta fecha es especial para los ecuatorianos por cumplir 200 años de gesta histórica. Y de manera particular para los cerca de 10.000 habitantes que tiene este barrio, que se extiende en un perímetro de dos kilómetros cuadrados. Los límites son al norte, avenida Orellana; al sur, avenida Patria; al este, avenida Isabel La Católica, calle Alfredo Mena Caamaño y avenida 12 de Octubre; y al oeste, la avenida 10 de Agosto.

Publicidad

Para Héctor López, investigador histórico de arquitectura patrimonial, La Mariscal es un eslabón entre centro histórico y el Quito moderno. “Es como el centro histórico del siglo XX, de las casas neoclásicas pasa a los grandes edificios que conocemos hasta ahora. Este barrio se construyó con un concepto muy diferente para la época, muy europeo, alejado del concepto hispano del centro histórico que son casas pegadas a la línea de fábrica, es decir, a la acera; acá manejaron un concepto inglés y francés que tiene casas aisladas dentro de jardines hacia sus costados”.

Esta sería una de las razones por la que habitaron familias acaudaladas, pues la construcción bajo el concepto de ciudad jardín requiere de una inversión fuerte. Aproximadamente, por 1930 estas casas ya no eran los chalés, sino que se convirtieron en los domicilios permanentes de la élite.

Con 300 actividades, entre conciertos y actos culturales, el Municipio de Quito celebrará bicentenario de la batalla de Pichincha

Una década después, la Caja de Pensiones, lo que ahora es conocido como el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), creó la ciudadela Simón Bolívar, que actualmente se encuentra entre la avenida Ignacio Veintimilla y el parque Gabriela Mistral, en la calle Luis Cordero.

Ahí se contrató a una serie de arquitectos que dieron a cada conjunto habitacional un estilo particular. “Cada manzana es diferente, por ejemplo, se puede ver el estilo neobávaro de la zona rural de Baviera, más al norte casas con estilos coloniales con diseños muy sencillos porque querían que sea para gente de clase media”, agregó López. Sin embargo, puntualizó que a estas viviendas solo lograron acceder los más adinerados de clase media.

Publicidad

Después, un diplomático mexicano llamado Rubén Vinci cambiaría todo lo establecido y fundaría la bandera arquitectónica de La Mariscal. Varias casas que son reproducciones a escala de los castillos europeos se levantaron sobre este sector. Por ejemplo, el castillo de Neuschwanstein en Alemania, del rey de Baviera, entre otros. También se edificaron palacios como La Circasiana, El Palacio de Najas y una mezquita, inspirada en Santa Sofía, de Estambul, en donde vivió Da Vinci.

La Mariscal tuvo 15 construcciones estilo castillo, actualmente cuenta con seis, y el Municipio ha propuesto recorridos turísticos para recuperar estas obras de arte arquitectónicas.

La zona rosa en La Mariscal

Este barrio es conocido como una zona de bares y discotecas. La distinción es apreciada por unos y rechazada por otros, en especial los vecinos que se quejan de la presencia de delincuencia, microtráfico de drogas y prostitución informal.

Bares y discotecas rodean la Plaza Foch, en La Mariscal. Este lugar es conocido como la zona rosa de Quito, varios turistas eligen este sitio para divertirse, bailar o consumir alimentos Foto: Andrés Salazar

Al caer la tarde, el ruido de los parlantes y personas invitando a los turistas a que elijan su lugar para diversión llenan de luz el perímetro de cuatro cuadras a la redonda de la Plaza Foch. Las calles oscuras que salen de este límite son las que muchas veces han sido objeto de denuncias por la inseguridad y violencia presente.

Publicidad

Sin embargo, Amparo Córdova, administradora municipal de la Zona Especial Turística La Mariscal, dice que se realizan constantes operativos para controlar los excesos, como escándalos en la vía pública y para promover seguridad en las calles del barrio. El fin de sus esfuerzos es alcanzar una comunidad más ordenada en La Mariscal.

“Este lugar no solo es la zona rosa, también fue cuna de escritores, pensadores, artistas, autoridades nacionales, entre otros. También tiene muchas casas que todavía se mantienen como las villas de hace 100 años que actualmente son motivo de turismo”, añadió.

Según Córdova, La Mariscal no solo cuenta con sus 10.000 habitantes, pues también tiene alta cantidad de población flotante, que son las personas que acuden a las escuelas, colegios, universidades, entidades bancarias, oficinas, restaurantes y hoteles con los que dispone esta importante zona comercial de la capital.

Rescate de La Mariscal

Varios colectivos sociales, autoridades, gestores culturales, empresas públicas y privadas se han sumado para celebrar este centenario. Entre las actividades se ha planificado una serie de eventos con el tema “El Mariscal en La Mariscal”. Esto incluye recorridos educativos, eventos de teatro, clubes de lectura, publicación de libros, desfiles cívicos y folclóricos, entre otros.

Publicidad

QUITO.- Edificio de la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador, ubicada en la calle Leonidas Plaza y 18 de Septiembre, forma parte del barrio La Mariscal que cumple cien años este 24 de mayo de 2022 Foto: Alfredo Cárdenas

Las actividades preparadas constan en la página web de La Mariscal Centenario de la Secretaría de Cultura o a través de la empresa Quito Turismo.

David Montesinos, director de la iniciativa urbana Mariscal Sur, comentó a este Diario sobre el trabajo de recuperación que realizan en el barrio, pues quieren que sea reconocida como la oferta de eventos culturales y artísticos más alta de la capital.

En los cuatro años de trabajo entre vecinos han logrado impulsar 15 espacios híbridos que ofrecen arte, cultura, acción social, música, fotografía, entre otros elementos. Existe una ruta de locales que permiten esta red de intercambio de contenidos.

“También hemos sentado bases para proyectos de vivienda con el aprovechamiento de los edificios vacíos, actualmente son 23 edificios que no están ocupados, únicamente en el sur del barrio, y que pueden ser aprovechados por la comunidad estudiantil o por colectivos con una especie de vivienda bajo economía circular. También buscamos la rearborización de las calles que han perdido esta característica, entre otras iniciativas que permitan recuperar lo residencial de este lugar”, argumentó.

Sin duda, es uno de los barrios por el que todas las personas han caminado, por negocios, turismo, placer o trabajo. Este barrio, que celebra su centenario y que se suma al bicentenario de la batalla del Pichincha, sigue inscribiendo su nombre en la historia de la capital. (I)