El Concejo del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de San Cristóbal aprobó una ordenanza en la que regula la convivencia responsable con animales de fauna urbana.

El pasado jueves y tras una votación unánime se aprobó el documento que establece nuevas normas de convivencia. En la jornada participó el alcalde Henry Cobos, miembros del Concejo, personal técnico del GAD municipal, miembros de la sociedad civil y representantes de organizaciones, como la fundación Franz Weber.

En las islas es común compartir el área urbana con especies protegidas, como lobos marinos, iguanas marinas, distintos tipos de aves y reptiles, por lo que era necesario ajustar la normativa para evitar impactos. De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), los perros son una de las principales amenazas de lobos marinos, mientras que los gatos son cazadores y amenazan a especies como lagartijas de lava, iguanas marinas, entre otras.

Entre las medidas que se implementan está la de delimitar las zonas de paseo permitidas, y aquellas próximas a malecones y plazas no serán aptas para animales de familia, es decir, no podrán pasear libremente por las calles y deberán andar con correa.

No se podrán mantener amarrados o encerrados a los animales de familia y se prohíben los cortes de cola y orejas con fines estéticos.

Este jueves 10 de junio mediante sesión del concejo municipal se resolvió aprobar la nueva Ordenanza de Fauna Urbana...

Posted by GAD Municipal de San Cristóbal Galápagos on Thursday, June 10, 2021

Se estableció que la esterilización será obligatoria, así como la prohibición formal del comercio de animales, para evitar el incremento de las poblaciones de animales. Los perros y gatos deberán contar con un registro con chip, lo que antes solo era exclusivo para la primera especie.

“La nueva ordenanza es un gran logro para la conservación de las especies endémicas de Galápagos, pero también lo es para los animales de familia. La convivencia responsable transforma la visión que se tiene de las especies invasoras, trasladando la responsabilidad a quien realmente corresponde: las personas. A través de educación y reglas claras de convivencia, la comunidad jugará un rol activo en la conservación de su entorno natural”, señaló Leonardo Anselmi, director de la fundación Franz Weber para Europa Sur y Latinoamérica.

Justamente la fundación entrevistó a 400 representantes de familias residentes en la isla que conviven con animales, y se identificaron 1.137 animales domésticos y de compañía (72 % eran perros y gatos). Alrededor del 46 % no estaban esterilizados. (I)