En una carta dirigida al alcalde Santiago Guarderas, el gerente de la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito (EPMMQ), Efraín Bastidas, puso a disposición su cargo al frente de dicha entidad. El documento fue enviado el lunes 11 de abril, pero se hizo público el miércoles 13, a través de redes sociales.

En el texto, Bastidas recordó que fue designado el 22 de octubre de 2021 y que ejerce funciones desde el 25 de ese mismo mes. Aseguró que desde el momento de su designación ha dado “pasos firmes para que el Subsistema de Transporte de Pasajeros de Quito entre en operación”.

Destacó, además, que se inició el procedimiento preparatorio para la contratación del operador internacional del metro.

La carta de Bastidas generó varias reacciones por parte de concejales y figuras políticas, quienes aseguraban que el gerente renunció. La edil Paulina Izurieta escribió en su cuenta de Twitter que el funcionario dejó su cargo a pocos días de comparecer en el Consejo Metropolitano. “Santiago Guarderas tanto que lo defendió y abandonan el barco”, publicó la concejal.

Publicidad

Frente a ello, la empresa Metro de Quito salió a desmentir estas expresiones. En un breve comunicado aclaró que lo hecho por Bastidas “es un acto de transparencia”. “Dicha disposición de cargo no es una renuncia. La decisión sobre la continuidad de la actual gerencia corresponde al pleno del directorio”, precisó la entidad.

Ahora le corresponde al directorio de la empresa, que está presidido por el alcalde Santiago Guarderas, tomar una decisión sobre la permanencia del actual gerente. De momento, no hay una fecha de convocatoria para que se reúna el directorio.

La carta de Bastidas surge una semana después de la polémica generada a raíz de la publicación del portal español El Confidencial, que reveló que la Fiscalía Anticorrupción de España investiga un supuesto pago de sobornos por parte del consorcio GMQ, integrado por Prointec (filial de Indra), Bustren y KV Consultores, para quedarse con la adjudicación de un contrato de asesoramiento para la construcción del metro de Quito. Según las investigaciones, el consorcio pagó al menos $ 1,2 millones a funcionarios ecuatorianos.

El actual gerente de Metro admitió en días pasados que formó parte de la comisión técnica del proceso de contratación del servicio de gerencia de la obra en 2013, año en que se adjudicó el contrato de asesoría al consorcio GMQ. No obstante, aclaró que su participación fue limitada y no actuó en las fases finales del proceso; que su firma no consta en los últimos informes emitidos para cerrar la adjudicación del contrato.

Efraín Bastidas es el noveno gerente en la historia de Metro de Quito, el segundo elegido por el alcalde Santiago Guarderas. (I)