Alrededor de 20.000 plantas de hoja de coca fueron destruidas por el Ejército ecuatoriano en territorio de la provincia de Sucumbíos, cerca de la frontera con Colombia.

Los patrullajes de vigilancia terrestres en el límite internacional de la frontera norte dieron con la plantación ilegal que estaba ubicada en el sector Santa Rosa, del cantón Cascales, riberas del río San Miguel

El sembrío de hojas de coca tenía una extensión de una hectárea y media.

Las plantas fueron erradicadas manualmente por miembros de las fuerzas armadas y posteriormente incineradas.

“Esta área estaba oculta en medio de la selva, nuestra patrulla terrestre localizó la plantación, nuestro país es libre de plantaciones de coca y no vamos a permitir que se quiera implantar”, señaló el coronel Milton Rodríguez, comandante de la Brigada de Selva número 19 Napo.

El operativo contó con la participación de un fiscal de turno y personal de Criminalística de la Policía Nacional. No se reportaron personas detenidas.

Las patrullas del Ejército ecuatoriano continúan recorriendo la zona fronteriza para detectar si existen más sembríos en el sector. (I)