El ingreso ilegal de armas por pasos fronterizos se está volviendo un problema para Ecuador, el cual se registra tanto en la zona norte del país como en el sur, donde la Policía y militares están tratando de contenerlo.

Los sectores fronterizos de Urbina, Río Carchi, 4 Esquinas, El Brinco, Tufiño, que limitan con Ipiales, Carlosama, Chiles, Santa Fe, en territorio colombiano, en la frontera norte, son los más utilizados para ingresar de forma irregular estos elementos.

Precisamente, en la zona de Tulcán fueron aprehendidas 21 armas traumáticas utilizadas presumiblemente para delinquir en el Litoral ecuatoriano.

Armas y municiones fueron decomisadas por las Fuerzas Armadas en el cantón El Guabo; se presume que en vivienda operaba una fábrica clandestina

Diego Hernández, comandante de la Brigada Andes, asentada en Tulcán, informó que el pasado jueves fueron inmovilizadas 21 pistolas traumáticas, 1.150 cartuchos para este tipo de armas y 4 toletes eléctricos.

Publicidad

Durante la acción fueron detenidos un ecuatoriano y una ciudadana colombiana. Además, las autoridades decomisaron una motocicleta con placas de Colombia, en la que movilizaban este material, que fue entregado para las investigaciones correspondientes.

Uno de los decomisos que prenden las alarmas en las autoridades de control es la detección de armas no letales o conocidas también como “de fogueo”, que estarían siendo utilizadas por la delincuencia en Ecuador para someter a sus víctimas por su parecido con las armas de combate.

Militares detectan espacio de descanso que era presuntamente usado por grupos irregulares que operan en zona fronteriza

Alejandro Flores, jefe de operaciones de la Sub Zona Carchi, señaló que las percusiones de armas de fogueo a cinco o siete metros de distancia pueden ser mortales o causar serias heridas en las personas.

El oficial agregó que dichos dispositivos de fabricación turca representan un riesgo para la población. Existe la presunción de que tienen como destino final grupos delincuenciales que operan en la Costa ecuatoriana, según recogió el semanario Carchi Al Día.

Las acciones combinadas entre militares y policías en los más de 35 pasos fronterizos que comunican a Ecuador y Colombia, en Carchi, han permitido contrarrestar estos delitos relacionados con el tráfico de armas y material bélico.

En sectores vulnerables para el paso ilegal se estima incluso que se cobran peajes para poder transitar. Informes de inteligencia colombiana refieren que predios en la frontera estarían siendo controlados por grupos al margen de la ley. (I)