Hace cuatro años, Daniel Paz emigró de su natal Venezuela hasta Ecuador, en compañía de su madre y tíos, quienes buscaron mejores condiciones laborales. Desde ese entonces llegaron al sector de La Roldós, en el norte de Quito, desde ahí sus familiares salen cada día a trabajar y él acudía a su escuela, la Unidad Educativa Manuel Abad. Lo que nunca, nadie se imaginó, es que en un día normal de clases perdería la vida, apenas a sus 15 años.

Entre lágrimas, en los exteriores de la institución educativa, Dayana Tobar contó que su sobrino era un niño tranquilo, amado por sus familiares y destacado estudiante. Le gustaba jugar fútbol, justamente lo que realizaba la tarde que falleció, según versión de los padres de familia en el lugar.

“Morir de esta manera es lamentable, nadie se lo esperaba, imagínese, mandamos a la escuela a nuestros niños con la seguridad de que van a estar bien, de que van a tener a alguien que los eduque y esté pendiente de ellos, pero nadie estuvo ahí”, sostuvo.

Bajo la lluvia del jueves 12 de mayo de 2022, los estudiantes habrían salido a jugar, de repente, Daniel cayó al suelo y para reincorporarse tocó una malla metálica del cerramiento de la institución, eso hizo que el estudiante reciba una descarga eléctrica y caiga sobre el piso. Esa es la historia que cuentan los estudiantes y padres de familia que se apostaron sobre uno de los ingresos al plantel educativo a reclamar por la inseguridad para sus estudiantes.

Publicidad

Tobar aseguró que cuando llegaron los bomberos, confirmaron que el niño falleció por una descarga eléctrica. Se solicitó información al Cuerpo de Bomberos Quito (CBQ) sin embargo, esto no se confirmó.

Además, señalaron que se alertó a las autoridades del plantel hace más de tres meses, sobre el riesgo que corren los estudiantes por la malla con cercanía a una fuente de electricidad. “Hasta al distrito (de educación) se le comunicó, pero ellos tampoco hicieron nada”, enfatizó Tobar.

Ahora, esperan resolver los trámites en la morgue, para velar los restos de Daniel, aunque primero esperarán que llegue su papá, quien se encuentra en Venezuela. “Él quería hacer muchas cosas de grande, pero lo que más le gustaba era el fútbol. Murió haciendo lo que más quería”, agregó la tía del menor.

QUITO (13-05-2022).- En los exteriores del colegio, Manuel Abad, padres de familia y estudiantes piden mayor seguridad en las instalaciones de dicha unidad educativa, ya que, un estudiante de 15 años falleció electrocutado. Foto: Carlos Granja Medranda

Desde la Subsecretaría de Educación del DMQ emitieron un boletín informando que se decidió suspender las clases presenciales hasta encontrar la solución técnica y asegurar la integridad de los estudiantes. Hasta entonces, tendrán clases de manera virtual.

Publicidad

El comunicado también sostiene que desde el Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) brindarán la contención emocional a la comunidad educativa con mesas de trabajo para las familias.

Amílcar Mejía, presidente del comité de padres de familia, añadió que esta dependencia de educación les ofreció correr con todos los gastos del velorio, y cremación del alumno.

Finalmente, los padres de familia lamentaron que haya tenido que perder la vida uno de los estudiantes para que se tomen cartas en el asunto. (I)