En Gualaquiza, en Morona Santiago, aún hay asombro por la escena de terror que se vivió la mañana del sábado, 6 de julio, en la terminal terrestre.

Dentro de esas instalaciones fue abatido un venezolano que minutos antes había apuñalado a su conviviente y su hijo de 1 año y 9 meses.

La agresión con un arma blanca sucedió cerca a una parroquia religiosa. En esa zona, el venezolano, aparentemente bajo efectos de sustancias sujetas a fiscalización, hirió a los dos miembros de su familia.

Publicidad

Al conocer la novedad, policías comenzaron a rastrear al sujeto, quien trató de amedrentar a los agentes con un cuchillo.

El sujeto avanzó hasta el patio de la terminal terrestre. Pese a que los agentes trataron de disuadirlo para que baje el arma y se entregue, el sujeto intentó atacarlos.

Los agentes hicieron uso legítimo de la fuerza y le dispararon. “Ante la inminente amenaza, un agente policial se vio obligado a neutralizar al individuo mediante el uso de su arma de fuego”, dijo la Policía.

Publicidad

Los servidores policiales llamaron a las unidades médicas y brindaron los primeros auxilios al herido, no obstante, a pesar de la acción policial, el agresor falleció en el lugar.

La mujer y el menor atacados fueron enviados a casas de salud, donde se encuentran estables.

Publicidad

Además personal de la Dinapen brinda asistencia y apoyo a los otros tres hijos que tenía la víctima. Los menores tienen 4 años, 5 años, y una bebé de 7 meses.

La Policía debió enviar elementos desde Macas para el levantamiento del cuerpo, que estuvo varias horas en el piso.

Recién por la tarde, y una vez cumplido el procedimiento, se reanudaron las operaciones de la terminal terrestre. (I)