El incremento del caudal del río Pan de Azúcar, en el cantón Juan Bosco, de la provincia de Morona Santiago, como consecuencia de la fuerte lluvia registrada el último domingo, ocasionó estragos en esa población amazónica.

“Se informó que desde hace aproximadamente veinte años no se registraba algo así”, advirtió Luis Castillo, responsable de Monitoreo de Eventos Adversos del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE).

El hecho generó preocupación en la población de San Juan Bosco, ya que el afluente pasa por la localidad amazónica.

El técnico comentó que hasta la mañana de este lunes aún no se podían cuantificar los daños que causó la creciente del río. En las próximas horas se tenía previsto ejecutar un recorrido para ver las afectaciones, luego de lo cual se reunirá el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal para tomar las medidas que correspondan ante la emergencia.

De manera inicial, según lo observado en videos que circularon en las redes sociales, el afluente se llevó una tarabita que era usada por pobladores que se dirigen a trabajar en sus fincas.

Aclaró que, según el informe de un concejal de San Juan Bosco, Víctor Valverde, no habría afectaciones a viviendas, pero que algunas bodegas, ubicadas en las orillas del río, así como infraestructura turística del Municipio, tendrían algunos daños por la acumulación de agua con lodo y material vegetativo.

El técnico de Gestión de Riesgos recomendó a la ciudadanía que no se acerque a las orillas cuando se observe que el río está con un caudal elevado, ya que existe la posibilidad de que aumente de manera súbita y podría causar pérdidas humanas.

Hay también preocupación en la población de San Juan Bosco porque en algunas vías de la ciudad se comenzaron a notar aberturas de los adoquines. (I)